• Casi un año después de la adjudicación de la concesión, el 27 de diciembre de 2012.
  • Y los brasileños de BTG braman contra José Manuel Entrecanales por haberles metido en este enredo.
  • Sin embargo, el conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mass-Colell, impertérrito: todo va a acabar bien.

El próximo 27 de diciembre se cumplirá un año de la firma del contrato entre la Generalitat de Catalunya y Acciona para la concesión de Aguas del Ter Llobregat (ATLL). Desde entonces nadie le ha reclamado a la empresa que preside José Manuel Entrecanales (en la imagen) el impuesto de transmisiones patrimoniales que asciende a 40 millones de euros.

El plazo para pagarlo venció el pasado 27 de enero, un mes después de la firma. Sin embargo, Acciona solicitó posponer el pago debido al embrollo judicial en el que se ha convertido el asunto.

Mientras tanto, los socios de Acciona en la adjudicación, los brasileños de BTG Pactua, braman contra Entrecanales por el lío en el que les ha metido aunque, de momento, el cabreo no pasa de eso, de un cabreo.

Por su parte, el conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell confía en que todo saldrá bien. Durante un desayuno informativo organizado este lunes por Nueva Economía Forum, Mas-Colell ha afirmado que "el proceso se hizo perfectamente bien". Según el conseller, tendremos que acostumbrarnos a ver impugnaciones de procesos de este tipo en los que hay en juego muchos intereses económicos.

Veremos. Desde luego, será como dice Mas-Colell si se producen de una manera similar a la de ATLL.

Pablo Ferrer

[email protected]