Amazon ha celebrado los días 13 y 14 de octubre el ‘Prime Day’ en 19 países, entre ellos, España. Una semana y un país en los que no todo han sido alegrías, porque Inspección de Trabajo le ha castigado por precarizar empleos: debe dar de alta a 4.000 repartidores y pagar unos 6 millones de euros en cotizaciones impagadas.

El gigante estadounidense del comercio electrónico ha señalado su desacuerdo con la resolución y presentarán una apelación. Al mismo tiempo, ha destacado que “estamos orgullosos de poder ofrecer una amplia variedad de oportunidades en toda España en la red de distribución, incluyendo un pequeño porcentaje de autónomos que colaboran con nosotros repartiendo paquetes de forma independiente con la opción y la flexibilidad de realizar entregas en las franjas horarias que mejor les convengan y obtener así ingresos adicionales”. Esto contrasta con lo que considera la Inspección de Trabajo que, tras una denuncia de UGT, afirma que esos 4.000 repartidores trabajaban como falsos autónomos, en línea con el fallo emitido por el Tribunal Supremo sobre los ‘riders’ de Glovo.

El gigante estadounidense presentará una apelación, pero no es el primer palo que recibe de la Inspección de Trabajo: hace unos meses le dio un ultimatum para mejorar la salud y seguridad de sus empleados

Y no es el primer palo que recibe de la Inspección de Trabajo, que hace unos meses le dio un ultimatum para mejorar la salud de sus empleados, tras la denuncia de CCOO. Tampoco se puede olvidar que dio a sus trabajadores una compensación extra que mantuvo el menor tiempo posible y que hace unas semanas, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha dado la razón a quienes le acusan de hacer dumping con la logística, considerando que debe someterse a la normativa que regula el sector postal.

Ahora Amazon prefiere centrarse en el ‘Prime Day’: los vendedores, sobre todo pymes, han facturado 2.989 millones de euros en dicho evento de ‘descuentos’ (no todos los productos son más baratos). Un récord y “un aumento de casi el 60% respecto del año pasado”, según afirmó Jeff Wilkke, responsable del segmento de consumo a nivel mundial de Amazon, como recoge Ok Diario. En la actualidad hay más de 9.000 pymes que venden a través del citado gigante en España porque dado su tamaño les resulta difícil y muy caro crear sus propias plataformas y acaban cediendo (entre las grandes empresas sí hay resistidores, como Inditex, Mahou San Miguel, Mercadona y El Corte Inglés, entre otras). Pero ojo, no se puede olvidar la investigación que tiene abierta en Bruselas por el uso de los datos de sus vendedores, y también en EEUU, un tema que no es baladí porque no tiene reparos en fagocitar el comercio electrónico al competir contra sus propios clientes si el producto es bueno y funciona bien en el mercado.

En EEUU, su cuota de comercio electrónico sería del 40%, frente a Walmart (5%), por lo que prefiere referirse al comercio minorista en general, y en España ha aumentado un 31% los usuarios entre febrero y agosto

Actualmente no se sabe cuánto comercio electrónico acapara Amazon, pero en España ronda el 40%: por ejemplo, en EEUU, según la compañía de investigación de mercado eMarketer, donde le sigue a mucha distancia Walmart (5%); y algunos apuntan que también en España, donde el tráfico ha aumentado un 31%, pasando de los 138 millones de usuarios en febrero a 181 millones en agosto, según el portal online especializado Marketing 4 Ecommerce. Y es que si hay algo de lo que nadie duda es que Amazon ha salido reforzado de la crisis del coronavirus que ha aumentado notablemente el comercio electrónico en todo el mundo, como se ha podido ver en sus cifras del segundo trimestre. En nuestro país, la facturación del comercio electrónico ha ascendido a 12.243 millones de euros (+11,4%) y se han registrado 226,6 millones de transaccciones (+11,6%), según los últimos datos publicados por la CNMC y que corresponden al primer trimestre -donde no hay impacto de la pandemia-. 

Desde el gigante estadounidense no dan datos de cuota de mercado electrónico, pues la incluyen dentro del mercado minorista. En concreto, detallan que representan menos del 1% del comercio minorista global y menos del 4% del de EEUU, un país donde las cinco principales tiendas (Walmart, Amazon, Costco, Walgreens y Kroger) representan el 19,9% de los ingresos de dicho sector. Y aunque en resultados estadounidenses el gigante que dirige Jeff Bezos aún está por debajo de Walmart, va recortando distancias: en 2019, Amazon ganó 10.500 millones de euros e ingresó 253.779 millones, mientras que en su último ejercicio fiscal (febrero 2019-enero 2020), Walmart tuvo un beneficio de 13.736 millones y unos ingresos de 483.645 millones.