El sida "sigue siendo una epidemia oculta, pero cada vez más numerosa", recoge un estudio publicado en la revista Plos Medicine.

Por otra parte, se ha presentado en Ginebra, el Informe sobre la Epidemia Mundial de Sida, que causa más 7.500 nuevas infecciones por día. Así lo manifiestan los datos que cada año mandan 147 Estados al plan de las Naciones Unidas sobre esta lacra social.

El sida se ha cobrado la vida de unos 38 millones de personas y se calcula que, en el mundo, hay 57 millones de infectadas, de las cuales cerca de cinco millones son niños. La mayoría de ellos viven en el África subsahariana. Se calcula que, cada día, más de 700 niños contraen la infección. 

Todas las acciones para la prevención del sida, según la cumbre mundial de los Ministros de Sanidad, deben respetar "los valores humanos y espirituales" y proteger "los derechos humanos y la dignidad de la persona".

"A través de cálculos matemáticos hemos determinado que el origen de la pandemia del sida es la ciudad de Kinshasa (capital de la República Democrática del Congo) en el año 1920". Para el proyecto de investigación se trasladaron al país africano un grupo de investigadores con el fin de analizar unos 1.200 virus, gracias a los cuales "se pudo reconstruir la historia del virus" y demostrar que "no se había extendido tan rápidamente".

El estudio, que fue publicado en Science y apoyado por la Universidad de Oxford, afirma que, entre los años 1920 y 1950, una "tormenta perfecta" de factores se combinaron para que el sida apareciera en el país africano y se extendiera por todo el mundo. "Sólo en un año, en 1948, un millón de personas utilizaron los ferrocarriles que el gobierno colonial construyó para conectar las zonas urbanas con las áreas mineras", afirma la investigación. En estas largas travesías el virus se movió sin control. Y fue capaz de cruzar el océano Atlántico. "La historia más reciente indica que la llegada del virus a los Estados Unidos, en los años 80, tiene su origen en Haití". "Un grupo de profesores haitianos se trasladó a Kinshasa en los años 60, cuando el brote surgió" y, a su vuelta, introdujeron el virus. De este país de las Antillas saltó, en los años 80, a Estados Unidos.

Clemente Ferrer

[email protected]