Un divorcio siempre es un fracaso porque el matrimonio es un voto, un compromiso. Hablo de cualquier tipo de matrimonio. Pero, al parecer, Katy Perry -no perra- (en la imagen), una famosa, por mí desconocida hasta el momento, ha decidido celebrar su divorcio con un fiestorro. Un divorcio más caro que muchas bodas.

Festejar tu separación es una venganza pueril pero no deja de ser una imagen de los males de la civilización; no se festeja el compromiso sino la ruptura. ¿Y qué hay que festejar en una ruptura?

Eulogio López

[email protected]

.