No se gravará ni a los ciudadanos ni a las empresas: ni hipotecas, ni préstamos bancarios, ni contratos de seguros

 

El ministro francés de Asuntos Europeos, Jean Leonetti, ha dicho que espera que la tasa a las transacciones financieras se introduzca en Europa "antes de que acabe el año 2012". Por lo pronto, será algo que discutirán los líderes europeos en la próxima cumbre prevista para el 30 de enero en Bruselas. Leonetti explicó que los Gobiernos francés y alemán presentarán una propuesta "para fijar la base imponible de este impuesto" el próximo 23 de enero, aunque no estaría "operativo" hasta 2013.

Como se oponen algunos estados miembros -como Reino Unido y Suecia-, se baraja implantar la tasa exclusivamente en la eurozona, algo que cuenta con el apoyo de países como Alemania, Francia o España.

El Ejecutivo comunitario presentó en septiembre una propuesta, según la cual, la tasa gravará con un tipo del 0,1% las compraventas de acciones y bonos y con un tipo del 0,01% las de derivados. Se aplicará a todas las transacciones entre instituciones financieras en el caso de que al menos una de las partes esté en la UE (el 85% del total, según la Comisión).

No se gravará ni a los ciudadanos ni a las empresas. Las hipotecas, los préstamos bancarios, los contratos de seguros y otras actividades financieras normales efectuadas por personas físicas o pequeñas empresas no entran en el ámbito de aplicación de la propuesta. Así se podrán recaudar 57.000 de millones de euros al año.

La tasa a las transacciones financieras es un forma de hacer que paguen los culpables de la crisis: la ingeniería financiera y especulativa, alejada de la economía real.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]