• No obstante, todo apunta a que la semana próxima habrá un acuerdo con los bancos acreedores.
  • Las entidades exigen a la empresaria que reduzca su participación del 50% a más del 30%, porcentaje mágico anti-OPA.
  • Los minoritarios ya lo han dejado claro: Bodegas Faustino reducirá su parte del 5% al 2,5% y Caixabank hará lo mismo pero sin prisa.

Esther Klopowitz (en la imagen) alcanzó un preacuerdo a finales de septiembre con los bancos acreedores de B-1998, la sociedad instrumental con la que la empresaria controla el 50,01% de la constructora FCC. Está en juego, ojo, la refinanciación de uno de los grandes grupos españoles y su futuro inmediato. El principal obstáculo para que ese desenlace sea feliz estaba en el porcentaje que puede perder la empresaria en el capital de FCC, además de en la venta de activos. Está claro que Koplowitz se juega mucho (y podría sentir también la tentación, a la que se resiste, de seguir los pasos de su hermana Alicia y dedicarse a vivir de las rentas). Lo importante, por tanto, es que las negociaciones avanzan y que  podrían concluir con éxito la próxima semana.

Así están las cosas. Esther Koplowitz está dispuesta a bajar su participación en FCC hasta el 30%, que es el límite que marca la legislación española para no lanzar una OPA. Es ahí donde se planta. Los bancos acreedores, BBVA y Bankia, sin embargo, insisten en que les parece bien refinanciar la operación y que B-1998 baje su participación del 50% pero plantean asimismo que se salde por debajo del 30%. Y es que, dicen, las cifras no les cuadran. Para refinanciar B-1998, alegan, la instrumental no sólo tendría que rebajar su participación hasta el 30%, sino muy debajo de ese porcentaje. Ahí está el lío. El plazo de 90 días que le dieron los bancos a Koplowitz vence a mediados de noviembre.

Los bancos hacen sus cuentas -por aquello de las provisiones- y se atienen a la capitalización de FCC para que la operación les cuadre. Dicho de otro modo: B-1998 debe unos 1.000 millones de euros a la banca y FCC vale en bolsa 900 millones. La réplica a estos datos también los pone sobre la mesa Esther Klopowitz, como es lógico. La empresaria muestra que la acción de FCC está penalizada en bolsa, precisamente por la falta de acuerdo en la refinanciación, y que cuando se supere el escollo la acción levantará el vuelo. La ampliación de capital, por tanto, se hará en mejores condiciones y también consolidará la recuperación del valor. Todo depende, en consecuencia, del cambio en las condiciones de refinanciación.  

Y luego están los accionistas. De momento, no ha encontrado socios que sustituyan a George Soros y al fondo americano Guggenheim, en B-1998, pero sigue buscándolos. Y respecto a los minoritarios, ya está claro. Bodegas Faustino y Caixabank cambiarán su 5% de B-1998 por un 2,5% de FCC, pero en el caso de la entidad financiera, sin prisa, cuando más convenga. Martínez Zabala anuncia que tomará el 2,5% de FCC con su 5% de B-1998, pero lo venderá en 24 horas.

Mariano Tomás

[email protected]