Para el Día de la Madre (todos los días del mes de mayo son el Día de la Madre) he seleccionado un maravilloso spot que fue ganador de un Lápiz de Oro en los premios a la mejor Creatividad Publicitaria en Argentina.

Fue desarrollado por la Agencia Argentina FCB para la operadora Telecom Personal, y en el mismo se refleja su línea de comunicación: La campaña de publicidad empieza con un vídeo casero, grabado hace años, con motivo del cumpleaños de la madre. Se deduce que ella estaba recién casada.

Sus hijos están viendo ahora en el salón esas imágenes, y disfrutan observando el paso del tiempo: "¡Aquél es papá!". Dice uno de los hijos "¡Mira qué peinado llevaba mamá!". Afirma el otro. Todo contiene recuerdos del calor de hogar: alegría, espontaneidad, familia. De golpe aparece una gran tarta con las velas encendidas, y el padre mueve sus manos ante el grupo de amigos: "¡Un momento, un momento! Luego se dirige a ella y le dice: "Cariño, pide tres deseos".

Entonces se produce un momento de gran emoción. La joven madre dirige sus ojos a la cámara. Parece traspasar el tiempo y el espacio, como si viera más allá: más lejos y más hondo. En el salón, los tres hijos se sienten cariñosamente mirados por ella, contemplados de una manera especial: uno a uno, con un cariño infinito. Se miran entre sí. Ahora comprenden todo... Y vuelven la vista a la pantalla, con una sonrisa de felicidad y de agradecimiento.

Casi no hay palabras. Todo lo que transmite este spot televisivo está expresado en las miradas. ¡Cuánto cariño y entrega… y sacrificio y ternura… y amor y esperanza! Todo eso junto, encerrado en una profunda mirada. Al visionar este anuncio, dan ganas de gritar por dentro: "¡Gracias, mamá, muchas gracias, mi querida mamá!".

Clemente Ferrer
[email protected]