• En 2008, más de 400 aldeas fueron "limpiadas" de todos los cristianos, 296 iglesias fueron quemadas, hubo cien muertos, miles de heridos, varias mujeres violadas (incluida una religiosa), y 56.000 hombres, mujeres y niños quedaron sin hogar.
  • Pero en las investigaciones penales hay mucha oscuridad y las investigaciones fueron tardías y superficiales.
  • Tanzania: una bomba contra una iglesia católica deja tres muertos y decenas de heridos.
Proseguimos dando voz a quienes no tienen voz, a quienes no pueden defenderse y sufren en silencio persecución por causa de su fe en Cristo. Esta semana hemos conocido, por la agencia Fides, algunos datos y hechos de la masacre contra los cristianos que tuvo lugar hace cinco años en el distrito de Kandhamal, en el estado indio de Orissa.

Los datos demuestran que la justicia todavía está lejos y la impunidad prevalece. En aquel pogromo de 2008, más de 400 aldeas fueron "limpiadas" de todos los cristianos, más de 5.600 casas y 296 iglesias fueron quemadas, los muertos fueron 100 (aunque el gobierno sólo reconoce 56), miles de heridos, varias mujeres violadas (incluida una religiosa), 56.000 hombres, mujeres y niños quedaron sin hogar.
 
En las investigaciones penales por los casos de incendio, asesinato, secuestro y violencia, según el activista católico John Dayal, "hay mucha oscuridad" y fueron tardías y superficiales: hubo 3.232 denuncias presentadas por los cristianos. La policía aceptó 1.541 pero no presentó de inmediato un 'First Information Report' (una relación con la primera información, que da comienzo oficialmente a un caso legal), previsto por la ley penal india. De hecho, en un proceso continuo de disminuir los casos perseguibles, sólo 828 denuncias de personas se han convertido en un 'First Information Report', que abre el proceso ante el tribunal.

En 327 casos, el trabajo de investigación ha sido declarado terminado y, en los procesos judiciales iniciados, 169 ya han visto la absolución de todos los acusados: alrededor de 1.597 personas han sido absueltas y cabe señalar que estos acusados son un número muy pequeño en comparación a la masa de personas que participaron activamente en las masacres. Las absoluciones, explican fuentes de Fides, a menudo se producen porque los principales testigos son amenazados, intimidados o atemorizados.

Otros 86 procesos han visto condenas más leves de los acusados, no por los crímenes atroces cometidos, sino sólo por los delitos menores cometidos, con penas de prisión de dos a tres años. En otros 90 casos, las investigaciones siguen en curso, pero cuanto más tiempo pasa, menos posibilidades hay de obtener pruebas irrefutables.

Por otra parte, en Tanzania (en la imagen), recientemente, un nuevo atentado en contra de la Iglesia Católica dejó el trágico saldo de tres fallecidos y 60 heridos, al explotar una bomba en la inauguración de una parroquia, informaba Aciprensa.

La parroquia está ubicada en Olasiti, una ciudad cercana a Arusha al norte del país. En la ceremonia de inauguración de la nueva parroquia estaba presente el Nuncio Apostólico en Tanzania, Mons. Francisco Padilla y el Arzobispo de Arusha, Mons. Josaphat Louis Lebulo.

"Antes del corte de la cinta por parte del Nuncio, alguien arrojó una bomba contra la multitud, causando 60 heridos y un muerto hasta ayer por la tarde, pero esta mañana han dicho que son tres fallecidos", informó a ACI Prensa, Paolo Taffuri, Coordinador de la ONG Familia Mundial de Radio María África con sede en Tanzania.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]