Muchos cristianos son acusados falsamente de blasfemia y sus garantías legales son escasasContinúan los casos de persecución a los cristianos en el mundo. En Pakistán, el Pastor cristiano Zafar Bhatti, en prisión desde hace dos años por una acusación de supuesta blasfemia, ha sido asesinado por un policía en la cárcel de Rawalpindi, informa Fides.

Bhatti estaba en proceso de sentencia desde que un líder islámico lo acusó en 2012 de enviar mensajes sms ofensivos contra la madre del profeta Mahoma. Como confirma a la Agencia Fides Cecil Shane Chaudhry, Director ejecutivo de la Comisión Nacional 'Justicia y Paz' de los obispos pakistaníes (NCJP), en las últimas semanas Bhatti había recibido amenazas de muerte en la cárcel por parte de otros detenidos y de policías.

Chaudhry condena "el gesto terrible" y recuerda a Fides que "hay muchos otros acusados en la cárcel a la espera del proceso que son inocentes. Corren peligro solo porque son víctimas de acusaciones de blasfemia, a menudo falsas: el gobierno debe tutelar sus vidas. Pedimos que el culpable sea entregado a la justicia".

Según el 'Centro de Investigación y Estudios sobre la Seguridad, con sede en Islamabad, en los últimos años, las acusaciones de blasfemia han aumentado de manera exponencial (un caso en 2001, 80 en 2011). La ley es cada vez más utilizada para ajustar cuentas en disputas privadas que no tienen nada que ver con la religión. Los acusados a menudo corren el riesgo de ser linchados, mientras que los abogados y jueces se niegan a tener que seguir este tipo de casos. Por esta razón, los períodos de detención de los acusados con frecuencia se prolongan durante años. Según las cifras oficiales, al menos 48 personas acusadas de blasfemia han sido víctimas de ejecuciones extrajudiciales. Entre las víctimas recientes, está el profesor de estudios islámicos en Karachi, Muhammad Shakil Auj, y el abogado musulmán de Multan, Rashid Rehman.

El Obispo de Faisalabad, Joseph Ashad, entrevistado por la Agencia Fides, dice: "De la ley de la blasfemia se abusa, las víctimas son los más vulnerables, cristianos y musulmanes. Hoy es urgente realizar una corrección para prevenir el abuso". El líder musulmán paquistaní Hafiz Tahir Mehmood Ashrafi, hablando con Fides también lamenta "el mal uso de las leyes sobre la blasfemia" y cómo "los cristianos están siendo perseguidos por el mal uso de esta ley". "Como miembro de la Junta Islámica de Pakistán -dice- propondré al gobierno sanciones más severas para aquellos que acusen falsamente a una persona la blasfemia".

Urgen oraciones por los cristianos perseguidos por su fe en Cristo.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]