Las audiencias de la noche electoral definen el panorama televisivo

 

Noche electoral, noche de televisores. Radio Televisión Española, que hizo el mayor despliegue, se llevó el 16,8% de la audiencia. No mucho todo hay que decirlo. A3 TV, a pesar de salir una hora más tarde, y sin despeinarse demasiado, se quedó en el 10,4%. Las públicas autonómicas se situaron en tercer lugar, con un 10,4%. Berlusconi y su Tele 5, reyes de la telebasura, no se preocupan de la información: 6,4%. Es más, su absorbida y abandonada Cuatro a punto estuvo de alcanzarla, con un 6,3%.

Pues bien La Sexta, a pesar de que puso toda la carne en el asador, se quedó en el 2,7%: un desastre.

Y lo peor es que las cuentas de La Sexta no aguantan más. José Manuel Lara se lo toma con calma. Espera la llamada de Jaume Roures pero queda claro que habrá que renegociar todo lo negociado. Lo cierto es que el aparato mediático creado alrededor del Zapaterismo no es viable y necesita que alguien se haga cargo del negocio.

Eulogio López

[email protected]