• El Gobierno Netanyahu ha sido más concreto que nunca: afirma que el ataque ha sido orquestado por la Guardia Revolucionaria de Irán.
  • La amenaza llega en el peor momento, cuando Estados Unidos ha incrementado su presencia en el Golfo Pérsico, con más tropas y armamento.

Cuando apenas ha transcurrido un día desde el ataque terrorista de este miércoles contra un autobús que transportaba a turistas israelíes en Bulgaria, no han cesado de arreciar distintas valoraciones al mencionado ataque.

En este sentido, en la comparecencia en la mañana del jueves, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu (en la imagen), ha acusado a Irán de haber preparado el ataque terrorista contra los turistas hebreos y ha amenazado al régimen de los ayatolás, al asegurar que Israel responderá con firmeza a estos ataques. No obstante, cabe resaltar que el Gobierno israelí ha sido más concreto que nunca, al llegar a afirmar de manera expresa que el atentado en territorio búlgaro ha sido orquestado por la Guardia Revolucionaria de Irán -el gran cuerpo de élite militar del régimen islamista- del que, fuentes israelíes sospechan que también estuvo detrás de los ataques contra intereses israelíes perpetrados en los últimos meses, como los acaecidos en Tailandia o la India.

Además, uno de los aspectos más sorprendentes de este ataque es el hecho de que tal y como ha informado el diario International Herald Tribune, el terrorista suicida utilizó un pasaporte falso de Estados Unidos, que le permitió infiltrarse como cualquier otro turista.

Mientras, en Estados Unidos el presidente norteamericano Barack Obama ha condenado el atentado y ha telefoneado el premier judío para transmitirle sus condolencias. En este sentido, fuentes del Gobierno estadounidense han mostrado su preocupación por el excesivo poder que está asumiendo la Guardia Islámica en Irán ya que, de acuerdo a fuentes diplomáticas, su influencia no sólo se limita al ámbito militar y de defensa, sino también al campo de la política exterior del régimen de los ayatolás, lo que supone una clara amenaza para los intereses occidentales.

Además, la amenaza hebrea a Irán llega en uno de los momentos de mayor tensión en el Golfo Pérsico, ya que como se ha venido sabiendo en las últimas semanas, Estados Unidos está reforzándose en la convulsa región, donde ha enviado barcos de combate, más tropas y, donde como ya se informó en Hispanidad, planea instalar un escudo antimisiles en territorio qatarí.

No obstante, los analistas consideran que, a pesar de la gravedad de las palabras de Netanyahu, el Gobierno judío no utilizará el atentado como un pretexto para atacar objetivos nucleares iraníes, debido principalmente, a la actual oposición de EEUU de atacar territorio iraní, lo que desembocaría en una guerra en la región, cuyas consecuencias podrían ser inimaginables.

Gabriel López

[email protected]