La mayor parte de los anuncios de seguridad vial insisten en las consecuencias personales derivadas de un comportamiento imprudente al conducir el coche. Sin embargo, la publicidad que promueve la seguridad vial alcanza más allá del brutal efecto de los accidentes de tráfico en personas concretas para centrarse en las consecuencias para la sociedad.

Es el caso de este brutal spot con el que el Departamento de Medio Ambiente de Irlanda del Norte quiere avergonzar a todos aquellos a los que les gusta pisar el acelerador cuando se sientan al volante.

El anuncio, de apenas 60 segundos de duración, desprende emociones tan intensas que su emisión en televisión ha sido vetada antes del "prime time".

En el spot vemos a una clase de niños pequeños que va de excursión al bosque. Allí los vemos corretear, reír y disfrutar entre tanta naturaleza. Paralelamente el anuncio nos muestra imágenes de un hombre adulto saliendo de casa y cruzándose fatalmente en el destino de los niños en su afán por pisar el acelerador.

La mítica canción "Sweet Child O' Mine", de Gun N' Roses, añade una dosis extra de tragedia a este aleccionador aunque despiadado anuncio, que ha sido creado por la agencia LyleBailie International, con sede en Belfast.

Aunque las imágenes mostradas por el spot no son particularmente gráficas ni cruentas –no vemos mutilaciones ni tampoco una gota de sangre–, hay quienes creen que al Departamento de Medio Ambiente de Irlanda del Norte muestra imágenes cruentas en su nueva campaña.

Mark Durkan, responsable de Seguridad Vial en el Departamento de Medio Ambiente de Irlanda del Norte, defiende la campaña argumentando que su objetivo consiste en "desterrar de una vez por todas la falsa percepción que algunos conductores tienen al ponerse al volante para mostrarles las horribles y verdaderas consecuencias de saltarse los límites de velocidad".

Clemente Ferrer
[email protected]