• El problema del grupo pasa de ser empresarial a ser financiero.
  • Fagor y Eroski captaron 845 millones de euros desde 2002 en Aportaciones Financieras Subordinadas (AFS).
  • En enero de 2014, la cadena de supermercados debe abonar 21 millones de euros por los intereses de sus AFS.
  • Mientras, Eroski renegocia con los bancos su deuda de 2.830 millones de euros.
  • Todo se agrava por la caída del consumo, es decir, la falta de ingresos del negocio.

En julio de 2002 y julio de 2007, Eroski realizó sendas emisiones de Aportaciones Financieras Subordinadas (AFS), un producto financiero complejo de alto riesgo. El objetivo: captar capital, que en total ascendió a 660 millones de euros. A cambio, los inversores percibirían una rentabilidad fija anual del 3% ó 4% más el euribor. El problema es que si querían retirar el capital aportado debían hacerlo en el mercado secundario, donde estos productos han perdido más del 60% de su valor, según el abogado Ignacio Ferrer-Bonsoms, especialista en Derecho Bancario.

Lo mismo ocurre con las AFS de Fagor, emitidas en 2004 y 2006. En este caso, el capital captado fue de 185 millones de euros. Tras la entrada en concurso de acreedores de la firma, sus AFS se han devaluado aún más y ya acumulan pérdidas superiores al 76%. Está claro que el problema de Mondragón ya no es sólo empresarial sino financiero

Volvamos a Eroski. El origen de la situación que ahora atraviesa la cadena de supermercados hay que buscarlo en 2007, justo antes del estallido de la crisis, cuando adquirió Caprabo por unos 1.300 millones de euros. Desde entonces, la firma ha ido cuesta abajo y el resultado al cierre de 2012 fue ciertamente preocupante: pérdidas de 121 millones de euros y una deuda de 2.830 millones.

De hecho, en enero de 2013 acordó con los bancos alargar el plazo de vencimiento de la deuda hasta 2017 -el plazo anterior concluía en 2014-. Aún así, el próximo enero, el grupo que preside Agustín Markaide (en la imagen) debe pagar 37 millones de euros a las entidades financieras y otros 20,8 millones de euros por los intereses de las AFS. Por eso, este miércoles, el grupo ha comunicado a la CNMV que está renegociando la deuda con los bancos. Y todo en un contexto económico que no ayuda.

Andrés Velázquez

[email protected]