• El Europarlamento ha dejado de ser cristiano… y seguirá siendo anticristiano.
  • Si Europa sigue regida por un gobierno de concentración (popular-socialista) nos estamos cargando la democracia… por la vía del alabado bipartidismo.
  • Y eso que las dos patas del Duopolio han perdido fuerza.
  • Y lo que es más grave: la corrupción del voto, es decir, el voto útil, sigue imperando en Europa a pesar del desencanto.
  • Se habla del peligro de la extrema derecha, pero lo cierto es que suben los comunistas y los indignados.
  • Otro engaño más: eurófobo y xenófobo no son lo mismo.
  • En España, Pablo Iglesias, el tertuliano televisivo salido del 15-M es el gran triunfador, con 5 escaños.

Resultados en España: 16 escaños para el PP, 14 para el PSOE, IU 6 diputados, Podemos 5 diputados -la gran sorpresa-, UPyD 4, CIU y PNV 3, los independentistas de ERC 2, Ciudadanos 2, los proetarras de los Pueblos deciden 1 y los ecologistas de Equo (Primavera Europea) 1. Vox se queda fuera por poco y la única formación que defendía todos los valores cristianos  innegociables sólo obtiene 17.000.

El PP pierde ocho diputados respecto a las anteriores elecciones europeas y el PSOE pierde nueve. Juntos suman 30, es decir, más de la mitad de los 54 que se elegían. El duopolio se mantiene a pesar de las pérdidas de los dos grandes.  

La gran sorpresa la ofrece Podemos, de Pablo Iglesias, nuestro Beppe Grillo, salido de los indignados y de las tertulias televisivas. Son 1,2 millones de españoles los que le han votado.

Resultados en Europa: gana la derecha progre europea (PPE) frente a la izquierda progre europea (S&D), es decir, el PPE consigue 214 escaños, 60 menos que en 2009. Los socialistas consiguen 189 escaños, siete menos que en las anteriores elecciones. 66 escaños consiguen los liberales, 52 los verdes. Los conservadores consiguen 46 escaños, sobre todo por la aportación británica, y los comunistas 42. Europa por la Libertad y la Democracia logra 38 escaños y los independientes 41. Otros grupos han obtenido 63 escaños. A destacar, la victoria del Frente Nacional en Francia.

En cualquier caso, se habla del peligro de la extrema derecha, pero lo cierto es que suben los comunistas y los indignados.

Conclusión, a pesar de su bajada, Europa seguirá siendo regida por un duopolio de los antiguos democristianos, cada vez menos cristianos y de socialistas. Y ojo, porque si se impone el Duopolio PPE-S&D, aunque mitigado por la entrada de nuevos partidos, ninguno cristiano, entonces nos estaremos cargando la democracia.       

Una aclaración: Xenófobo no es lo mismo que eurófobo, aunque RTVE en particular y la progresía en general se empeñen en adoctrinarnos con lo contrario. El eurófobo es un señor al que le gusta el proyecto de unidad europea pero no le gusta en qué dirección camina ahora mismo. No por ello tiene que ser racista. Pero son muchos, con todo el peso de la progresía imperante, los que lo creen así, los que han crecido en el engaño. 

El cristianismo no está en el sistema, representado por socialistas, comunistas, verdes, democristianos (poco demócratas y nada cristianos) y los liberales (más liberales en filosofía que en economía, ¡qué horror). Europa es una creación del cristianismo pero los cristianos, religión mayoritaria, no votan los principios innegociables de Benedicto XVI: vida, familia, libertad de enseñanza y bien común, Habría que añadir un quinto: libertad religiosa, un derecho cada vez más atacado en Occidente y en oriente. 

La abstención. Los analistas del duopolio de populares (progres de derechas) y socialistas (progres de izquierda) insisten en que se ha mantenido la abstención (incluso ha bajado mínimamente en países como España) respecto a las elecciones de 2004. Hombre sí, pero continúa sin llegar al 50%. Poco entusiasmo.

Eulogio López

[email protected]