• Dimite el director financiero del grupo energético chileno por la polémica sobre la ampliación de capital.
  • Desde que la compraron, los italianos la han descuidado y no han invertido en ella.
  • Y es que sólo se han preocupado de amortizar la adquisición de la española.

Endesa propuso, en el mes de julio, una ampliación de capital por unos 6.530 millones de euros en Enersis, la filial en Chile, de la que controla el 60%. El caso es que el regulador del mercado chileno, Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), rechazó la operación al considerar que había un conflicto de intereses: "Sólo el controlador de la sociedad" estaría en condiciones de cumplir con el aporte en participaciones societarias.

La compañía anunció entonces que seguiría con el estudio de la operación. Eso fue el pasado 22 de agosto. Pues bien, siete días después, el gerente de Finanzas de Enersis, Alfredo Ergas, ha presentado su dimisión. Eso sí, "por razones personales".

Lo cierto es que los italianos de Enel, desde que se hicieron con la eléctrica española, dirigida por Borja Prado (en la imagen), no se han ocupado y no han invertido en la chilena, en su día considerada la joya de la corona. Y es que han estado y están muy ocupados con amortizar la adquisición de Endesa.

Pablo Ferrer
[email protected]