Ingresó 630 millones de euros por la venta de su negocio lácteo

La venta de Puleva fue la clave del año para Ebro, que en 2010 obtuvo un beneficio neto de 389 millones de euros, un 120% más que en 2009. Los 630 millones de euros ingresados por la venta de la división láctea permitieron una reducción de la deuda hasta los 17,6 millones de euros, así como el pago de 47,3 millones de euros por la ampliación de capital.

No obstante, Ebro no marcha bien solo gracias a los extraordinarios, ya que su EBITDA aumentó un 11,5%.

Ebro se centra ahora en el negocio del arroz tras la compra de su división arrocera a SOS, que a su vez se centrará en el aceite de oliva.

Mariano Tomás

[email protected]