• Europa insiste en que el banco malo venda pisos ya.
  • SAREB tiene un consejo en el que todos son jueces y parte.
  • Los bancos accionistas y los que han transferido sus activos tóxicos no quieren bajar los precios porque perjudica la venta de los suyos.
  • La SAREB se empeña en ser un 'banco' rentable.

La relación de Belén Romana (en la imagen) con las autoridades comunitarias no es, precisamente, buena. Y es que desde Bruselas, y después de llamarle la atención en dos ocasiones, le insisten para que venda los pisos cuanto antes. Romana, por su parte, se toma el encargo con calma: tiene 15 años para vender los inmuebles. De momento, las cuatro nacionalizadas -Bankia, Catalunya Caixa, Novagalicia y Banco de Valencia- han puesto a la venta hasta 20.000 viviendas traspasadas al banco malo.

El caso es que los miembros del consejo de la SAREB son jueces y parte. No quieren que el banco malo rebaje los precios de los pisos porque eso perjudicaría la venta de los pisos que tienen ellos y que no han transferido a la sociedad. Es decir, no quieren que el banco malo, en el que forman parte como accionistas y consejeros, les haga la competencia.

Por eso, tal y como publica este martes El Economista, la sociedad presidida por Romana ha puesto a la venta esas 20.000 viviendas sin descuentos adicionales. De esta manera, además de evitar convertirse en competencia de las entidades sanas, la SAREB confirma su objetivo de buscar la máxima rentabilidad. No deja de ser curioso que el objetivo de un banco malo en general, y de éste en particular, sea la rentabilidad.

En cualquier caso, las continuas referencias que el equipo directivo de la SAREB ha realizado sobre el hecho de que cuenta con 15 años para vender las viviendas no gustan en Bruselas y, concretamente, al comisario Almunia. Así, el pasado día 8, volvió a recordar que el banco malo debía empezar a ofrecer resultados cuanto antes. Esto es, a vender pisos.

Pablo Ferrer

[email protected]