• El próximo jueves 2, el banco presenta sus resultados anuales, los periodistas deberán enviar sus preguntas con horas de antelación.
  • Para ser exactos antes de las 10 de la mañana, siendo que los resultados estarán en la CNMV dos horas antes.
  • Además, la nota del banco da a entender que sólo se permitirán cuestiones acerca de los resultados.
  • Y eso impediría, naturalmente, que se le pudiera preguntar sobre cualquier otra cosa que diga durante su intervención o la del consejero delegado.
  • Otro paso atrás en materia de transparencia.

Increíble pero cierto. El presidente del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Francisco González (FG), acaba de inventar las preguntas periodísticas anticipadas y por Twitter, seguramente para demostrar su amor a las nuevas tecnologías y a las redes sociales.

Veamos: el jueves 2 de febrero el segundo grupo bancario español presenta sus resultados correspondientes al Ejercicio 2011. Es la rueda prensa más importante del año y en ella FG dedica su hora y media larga a responder a las preguntas de la canallesca.

Pero los tiempos están cambiando y la debilidad de los medios ante los peores económicos (no ante Internet) es manifiesta. El jueves no será así. El comunicado de convocatoria del banco a los medios aclara que las preguntas de los periodistas, convenientemente identificados, deberán remitirse por anticipado, en concreto antes de las 10,00 horas del día de autos (la rueda de prensa está fijada para las 12,00 horas) y deberán ceñirse a los resultados.

En otras palabras, nadie podrá hacerle preguntas que puedan molestar a FG. Verbigracia, no podríamos preguntarle por el sector, por la reforma bancaria, la política económica, por sus proyectos, por sus salarios o por qué razón va a prorrogar la edad de jubilación en el BBVA hasta los 75 años. Para su presidente, claro, porque no para los empleados, técnicos directivos y consejeros.

En resumen, otro paso atrás en materia de trasparencia entre las grandes corporaciones y bancos españoles, a los que cada vez les preocupa menos los periodistas, entre otras cosas porque cada día les ocupan más tiempo los editores.

Eulogio López

[email protected]