Mientras, las familias en quiebra aumentan un 4,5% entre julio y septiembre. Parece que las empresas se van recuperando, pues las que están en concurso de acreedores han bajado un 16,1% en el tercer trimestre, registrando su mayor caída desde 2013, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). En concreto, entre julio y septiembre, sólo 766 se declararon en suspensión de pagos. Mientras, las familias que se declararon en concurso se situaron en 209, lo que supone un 4,5% más que hace un año. En total, la cifra de deudores ha descendido un 12,4%, hasta 975. De los concursos, 922 fueron voluntarios (-12,3%) y 53 necesarios (-14,5%), mientras los ordinarios bajaron un 25,5% y los abreviados, un 10,2%. Respecto al tamaño, el 21,4% de las empresas que entraron en concurso tenía como actividad el comercio; el 16,1%, la construcción y el 15,4%, la industria y energía. Además, más de la mitad, concretamente el 54,2%, eran empresas pequeñas, con menos de seis empleados. Cristina Martín [email protected]