• Un juez de Londres decidió en abril de este año autorizar a un hospital a desconectar a un bebé de 8 meses que padece una rara enfermedad genética, causándole la muerte, contra la expresa voluntad de sus padres de mantenerlo con vida.
  • Los padres del bebé Charlie Gard ya habían logrado reunir más de 1,5 millones de dólares para llevarlo a Estados Unidos, para someterlo a un tratamiento experimental.
  • El Papa pide que se permita a los padres de Charlie Gard acompañarle y tratarle hasta el final.
Un juez de Londres decidió en abril de este año autorizar a un hospital a desconectar a un bebé de 8 meses que padece una rara enfermedad genética, causándole la muerte, contra la expresa voluntad de sus padres de mantenerlo con vida. Además, la Corte europea de los derechos del hombre rechazó el 27 de junio su demanda de llevar a su hijo a los Estados Unidos para un tratamiento experimental y la Corte suprema británica se ha pronunciado en favor de paralizar los cuidados. Los padres del bebé Charlie Gard ya habían logrado reunir más de 1,5 millones de dólares para llevarlo a Estados Unidos, para someterlo a un tratamiento experimental. La BBC informó que el juez Nicholas Francis dijo que tomó la decisión de autorizar que se desconecte a Charlie «con el mayor de los pesares», aunque con «completa convicción» de que era lo mejor para él. Vaya tela. Tras oír el veredicto del juez Francis, la abogada de los padres dijo que la pareja «no comprende por qué el juez no autorizó al menos que se intente tratar a Charlie». Los padres de Charlie, Chris Gard y Connie Yates, han abierto un juicio contra el hospital Great Ormond Street Children's, sobre la cuestión del tratamiento de su hijo nacido con una enfermedad mitocondrial  rara que perjudica su cerebro. El hospital londinense donde está hospitalizado el pequeño Charlie Gard, bebé inglés de 10 meses afectado de una enfermedad genética reputada incurable, ha decidido aplazar la desconexión de las máquinas que le sostienen, añade Zenit. El Papa Francisco ha pedido que se permita a los padres del bebé británico Charlie Gard «acompañarle y tratarle hasta el final», según declaró el portavoz vaticano, Greg Burke, recoge Infocatólica. «El Santo Padre sigue con afecto y emoción el asunto del pequeño Charlie Gard y manifiesta su cercanía a sus padres», dijo Burke en un comunicado. «Reza por ellos, esperando que no se olvide su deseo de acompañar y tratar hasta el final a su bebé», agregó el portavoz vaticano. Ya el viernes 30 de junio, el Papa había enviado un tweet en su cuenta @Pontifex: "Defender la vida humana, sobre todo cuando está herida por la enfermedad, es un compromiso de amor que Dios confía a todo hombre". En una declaración publicada, la víspera del tweet  del Papa, el presidente de la Academia pontificia para la vida,  Mons. Vincenzo Paglia, abogaba por el interés superior del paciente: "Debemos hacer que mejore la salud del paciente, pero también debemos aceptar los límites de la medicina y… evitar las intervenciones médicas  agresivas desproporcionadas  en relación a los resultados  que se podrían esperar o demasiado pesados para el paciente y para su familia". Ponía también en alerta contra la "manipulación ideológica o política" y el "sensacionalismo de los medios de comunicación, que pueden ser tristemente superficiales". José Ángel Gutiérrez [email protected]