• Paolo Vasile (en la imagen) aún gana más con menos trabajadores.
  • Y con su posición monopolística. Bueno, de Duopolio.
  • Por cierto, Tele 5 ha contagiado su estilo a Cuatro, ahora más frívola que nunca.
  • Eso sí, el mercado le castiga: percibe que todo tiene un límite. Hasta el mal gusto.
  • Tele 5 sólo tiene una emisión propia. La telebasura. Pero lo curioso es que funciona.
Sálvame Naranja, Sálvame Limón, Sálvame Deluxe, Supervivientes, Gran Hermano, Gran Hermano Vip,… no deberían funcionar, y sin embargo todo junto funciona. Desvelémoslo: aunque no nos gusta, lo vemos; aunque lo odiamos, es rentable. Kiko Matamoros, Kiko Hernández, Jorge Javier Vázquez son insoportables y, sin embargo, venden, ingresan mucha publicidad, y hacen que Mediaset, con escasa producción propia más allá de estos programas que denostamos, sea un negocio. ¿Negocio social y culturalmente rentable?… Ni idea, a quién le importa. Al fin y al cabo ganan, y mucho. Y detrás de ello hay accionistas, como Ud. y como yo que nos cuesta llegar a fin de mes y que con las inversiones en este medio generamos negocio. Y ganar nos gusta. Y es que los datos les dan la razón. Y nos la quita a nosotros, que no nos cansamos de decir que esta televisión debería desaparecer. A lo largo del primer semestre de 2017, Mediaset España ha registrado un EBITDA de 168 millones de euros y un EBIT de 159,2 millones de euros, un incremento respecto al mismo periodo de ejercicio anterior del 5,0% y del 6,1% respectivamente. Todo ello en un escenario en el que el volumen de ingresos netos del primer semestre asciende a 508,5 millones de euros, con unos ingresos en publicidad de nada más y nada menos que de 480,6 millones. Una barbaridad que se consigue, repitan conmigo, gracias a Kiko Matamoros, Kiko Hernández y Jorge Javier Vázquez, que ciertamente son insoportables pero atraen ingresos. Si tenían la esperanza de que la concesión de explotación de la frecuencia de Telecinco fuera embargada o estatalizada, olvídense. No hay nada que hacer. Es rentable y genera ingresos. Y además impuestos. Y además, sorpréndanse: el beneficio neto se ha multiplicado por más de DOS (2,02x) desde el año 2009 (62,20 millones) y registra el mejor dato en el primer semestre desde el citado año. Una barbaridad, que como sigamos viendo este canal, escribiremos con "v". Seguro que en algo de lo que he escrito en estas líneas contiene errores. Lo sé, yo también he visto Telecinco, y en algo tiene que notarse. En este escenario el margen EBITDA del periodo asciende a un 33,0%, un crecimiento de 2,4 puntos respecto al dato del ejercicio anterior: 30,7%, dejando el beneficio neto en un total de 125,7 millones de euros, un aumento del 6,8%. Y además, todo ello, con una posición de caja neta, a 30 de junio de 2017, de 117,9 millones de euros y un free cash flow de 138,9 millones. Todo un montón de dinero para seguir haciendo producción televisiva dolorosa pero rentable. Para pagar aún más a Kiko Matamoros, que se lo ha ganado. Lógicamente, estos datos son sólo posibles gracias a la obtención de una audiencia en la primera mitad de año del 29,2% en 24 horas total individuos y un 30,7% en target comercial. Todo ello se complementa con un promedio mensual de 11,9 millones de usuarios únicos multiplataforma -sí, Ud. está aquí registrado, le hemos visto-, 180 millones de páginas vistas y 71,1 millones de vídeos servidos. Ante estos datos, no hay mucho que decir. Nos dan ganas de marcharnos, pero a cobrar nuestros dividendos. En su momento abonó un dividendo ordinario y otro extraordinario el 9 de mayo de 0,52 euros por acción, para un importe total de 175,7 millones. Y más que va a seguir pagando en el futuro, porque tenemos Mediaset España para largo. Repitan conmigo: "Sálvame Naranja, Sálvame Limón, Sálvame Deluxe, Supervivientes, Gran Hermano, Gran Hermano Vip,… no deberían funcionar, y sin embargo, todo junto funciona. Desvelémoslo, aunque no nos gusta, lo vemos, aunque lo odiamos, es rentable". Amén. Telebasura y duopolio, las dos claves del éxito de Paolo Vasile, el hombre de Berlusconi en España. Y encima, ahora, para ganar más necesita menos trabajadores. Lógico, para la tele que hace el capital humano es un flaco secundario. En resumen, Paolo Vasile, el hombre de Berlusconi en España, se está haciendo de oro con su telebasura y con su posición monopolística. Bueno, de Duopolio. Por cierto, Tele 5 ha contagiado su estilo a Cuatro, ahora más frívola que nunca. Y era el canal intelectual de El País, oiga usted. Eran otros tiempos. Eso sí, el mercado bursátil le castiga: percibe que todo tiene un límite. Hasta el mal gusto. Los resultados no han sido bien acogidos y en un año lleva perdido el 4,7% de su valor. Al parecer, no se puede explotar más a la gallina de los huevos de oro. Además, ahora ya no le quedan huevos: le sacamos los intestinos. En Sálvame. Rodrigo de Silos [email protected]