• El coste neto que tuvieron que pagar las empresas por cada trabajador ascendió a 30.311,19 euros en 2016, un 1,1% menos.
  • El 74,6% del coste bruto fueron salarios, mientras que las cotizaciones a la Seguridad Social, que ascendieron a 7.056,87 euros por trabajador, representaron el 23,1% del total.
  • De este modo, salarios y cotizaciones supusieron el 97,7% del coste bruto.
Datos de la Encuesta Anual de Coste Laboral elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Pues bien: el salario bruto anual medio se situó en 22.771 euros en 2016, cifra un 0,3% inferior a la de 2015. El coste neto que tuvieron que pagar las empresas por cada trabajador ascendió a 30.311,19 euros en 2016, un 1,1% menos que en el año precedente. Si se tienen en cuenta las subvenciones y deducciones públicas, que ascendieron a 217 euros, el coste bruto por trabajador alcanzó los 30.528,2 euros el año pasado, con un retroceso anual del 1,1% respecto al ejercicio 2015. El 74,6% del coste bruto lo constituyeron sueldos y salarios, mientras que las cotizaciones a la Seguridad Social, que ascendieron a 7.056,87 euros por trabajador, representaron el 23,1% del total. De este modo, salarios y cotizaciones supusieron el 97,7% del coste bruto. Por sectores, la industria registró el mayor coste neto por trabajador en 2016, con 36.617,04 euros, lo que supone un aumento interanual del 0,1%. Los costes no salariales de la industria descendieron el año pasado un 0,7%, mientras que los salarios aumentaron un 0,3%, hasta los 27.214,9 euros. El sector de la construcción experimentó un retroceso del coste neto del 2,1% debido a la caída en un 3,7% de los costes no salariales y del retroceso en un 1,5% del sueldo pagado por este sector, que se situó en 22.263,7 euros anuales. Por su parte, el sector servicios experimentó una disminución del coste neto por profesional del 1,2%. Ello se explica por el descenso de los salarios del sector en un 0,4%, hasta los 21.981,6 euros, y por la bajada de los costes no salariales en un 3,6%. Conclusión: la recuperación económica no llega a los salarios. Y eso que en España son inferiores a muchos países de la UE… José Ángel Gutiérrez [email protected]