• Es el líder mundial arrocero y el segundo fabricante de pasta, por eso se le han acercado muchas empresas, sobre todo, asiáticas.
  • Su presidente, Antonio Hernández Callejas, señala que no tienen blindaje ni estructura antiOPA, por lo que si la oferta es ventajosa, se estudiría.
  • Eso sí, recalca que la familia Hernández, Damm, Banca March y Juan Luis Gómez-Trénor tienen una "visión a largo plazo en el negocio".
  • Plan Estratégico 2016-2018: prevé alcanzar los 3.000 millones en ventas y acercar su Ebitda a los 400 millones.
  • Y tendrá crecimiento inorgánico (comprará una o dos empresas este año) y orgánico (entrará en nuevos países), pues tiene 400 millones para compras.
Este miércoles, Ebro Foods ha celebrado su Junta General de Accionistas en segunda convocatoria, en Madrid. Una cita donde ha quedado patente que es una de las pocas empresas españolas de alimentación punteras, que además cuenta con el apoyo de la SEPI, es decir, del Estado, el cual posee un 10,4%... para mantener la españolidad de la firma. Ebro Foods es el líder mundial arrocero y el segundo fabricante de pasta, por eso no es de extrañar que se le hayan acercado muchas empresas, sobre todo, asiáticas. Pero no ha captado hasta ahora el interés de grupos inversores españoles. Su presidente, Antonio Hernández Callejas (en la imagen), ha respondido a Hispanidad que no tienen blindaje ni estructura antiOPA, por lo que "si la oferta es ventajosa, se estudiaría". Eso sí, Hernández Callejas ha recalcado que la familia Hernández -la cual posee un 16%-, Damm (10%), Banca March (10%) y Juan Luis Gómez-Trénor (5,1%) tienen una "visión a largo plazo en el negocio". Este último era propietario de Colebega -antigua embotelladora de Coca-Cola para la zona de Levante antes de la creación de Coca-Cola Iberian Partners (CCIP)-, vicepresidente y segundo mayor propietario de CCIP, y ahora también, consejero de la 'megaembotelladora' europea Coca-Cola European Partners. En la Junta, también se han dado algunas pinceladas del Plan Estratégico 2016-2018, donde tratarán de construir nuevos vínculos con el consumidor, que ahora se decanta por productos sanos y marcas locales. En concreto, prevén alcanzar los 3.000 millones de euros en ventas y acercar su Ebitda a los 400 millones, aunque "los objetivos de cumplimiento son algo más modestos". Hernández Callejas ha referido a los periodistas que tendrán tanto crecimiento orgánico, pues este año comprarán una o dos compañías, como crecimiento inorgánico con la entrada en nuevos países (sobre todo, de Asia). Y es que Ebro Foods tiene un fondo de 400 millones para compras. Respecto a las nuevas incorporaciones, el presidente del grupo ha subrayado que se priorizarán compras en mercados desarrollados, donde las autoridades de Competencia se lo permitan, pues tienen importantes cuotas de mercado en los países donde operan. Al hilo de esto, este miércoles, han informado a la CNMV de que han adquirido otro 15% en la compañía italiana Riso Scottipor lo que ya tienen un 40% (el 60% restante es propiedad de la familia Scotti), pero "nuestra aspiración es seguir avanzando", ha reconocido Hernández Callejas. Y es que "en todas las empresas que poseemos tenemos la mayoría". Pero también se plantean seguir con las desinversiones. En el 2015, vendieron su filial en Puerto Rico por 12 millones de dólares y también un inmueble en la calle Montalbán de Madrid, que les reportarán unas plusvalías para este año de 22 millones de euros. El presidente de Ebro Foods ha referido que tienen un patrimonio inmobiliario valorado en más de 75 millones, que se "va poniendo en venta a medida que mejora el ciclo". Hernández Callejas también ha hablado de la deuda neta, que a cierre de 2015 era de 426,28 euros, por lo que el ratio es de 1,2 veces el Ebitda, "una posición cómoda". Y es que a pesar del año difícil en pasta por el alto precio del trigo, Ebro Foods ha seguido creciendo, ha mantenido las cuotas de mercado y ha tenido unos buenos resultados, como ha referido el presidente en su discurso. Y también le ha ido bien en bolsa, pues las acciones se han revalorizado un 37% en 2015, mientras el Ibex 35 cayó un 8%. Una tendencia positiva que continúa este año, pues la acción está en máximos históricos y se ha revalorizado un 19% adicional. Por tanto, los accionistas estarán contentos, aunque este año no tendrán un dividendo extraordinario… eso sí, el ordinario ha aumentado un 6%, hasta los 0,54 euros por acción. En total, se han destinado 83,09 millones (57,36% del beneficio neto) a retribuir a los accionistas con cargo al ejercicio 2015. Por último, sólo añadir que ningún accionista ha intervenido en la Junta, en la que se han aprobado todas las propuestas por mayoría, entre ellas, la de delegar en el Consejo la facultad de ampliar capital. Cristina Martín [email protected]