• Los Mossos detienen a una tercera persona en Ripoll (Girona) implicada en el atentado de Barcelona.
  • Los explosivos de los terroristas abatidos de madrugada en Cambrils eran falsos.
  • La explosión, el miércoles, en Alcanar no fue casual y precipitó los ataques terroristas.
  • El conductor de la furgoneta de Barcelona sigue huido mientras La Rambla y Cambrils, muy vigiadas, recobran la normalidad.
La operación policial continúa abierta y en la mañana de este viernes ha sido detenido un tercer sospechoso en Ripoll (Girona). Antes, durante la madrugada, los Mossos d'Esquadra han abatido a tiros a cinco terroristas en el paseo marítimo de Cambrils (Tarragona) (en la imagen) -cuatro murieron durante el tiroteo y otro moría después- que, según los propios responsables policiales, formaban parte de una cédula yihadista que se disponía a atentar en aquella localidad. Durante el tiroteo, uno de los agentes resultó herido. De hecho, los terroristas, antes de ser abatidos, atropellaron a un número aún sin concretar de civiles y han dejado seis heridos, dos de ellos graves. Este viernes, ya por la mañana, cinco de los seis heridos permanecían hospitalizados, según Protección Civil. Y el conseller de Interior, Joaquim Forn, ha confirmado que los cinturones que portaban los terroristas y que en un primer momento se pensó que eran explosivos, han resultado ser falsos. Mientras tanto, el conductor de la furgoneta de Barcelona, que mató en la tarde del jueves a 13 personas e hirió a otras 100 en La Rambla, continúa huido. Del centenar de heridos, en la mañana del viernes, 86 permanecían hospitalizados de los cuales 17 están en estado grave, 23 tienen heridas menos graves y 42 son leves. Poco han tardado las ciudades de Barcelona y Cambrils en recobrar la normalidad. Este viernes, la gente no ha dudado en salir a La Rambla para pasear por el lugar del terrible atentado ocurrido menos de 24 horas antes. En Cambrils ha sucedido otro tanto, y el paseo marítimo se va llenando de turistas y lugareños. Todo, evidentemente, bajo una extrema vigilancia policial. La operación, como hemos señalado, continúa abierta. Los Mossos están investigando si los terroristas, de hecho, pretendían un atentado aún más atroz. En este sentido, han confirmado que la explosión que tuvo lugar el miércoles en Alcanar (Tarragona) y en la que murió una persona y siete resultaron heridas al derrumbarse la vivienda, está relacionada con estos atentados. Concretamente, han señalado que los terroristas guardaban dos depósitos con explosivos en el interior de la vivienda. De hecho, se cree que la explosión del miércoles fue lo que precipitó todo lo que ha venido después. Pablo Ferrer [email protected]