• Un musulmán, eso indican todos los indicios, se ha dedicado a atropellar a desconocidos en Nueva York.
  • Pero todos nos apresuraremos a protegernos contra la islamofobia.
A la hora de cerrar esta crónica el balance provisional era de ocho muertos y 15 heridos en Manhattan (Nueva York). Es la historia, otra vez, de un atentado-atropello, el atentado más fácil de todos. Un musulmán, eso indican todos los datos, ha utilizado una furgoneta para asesinar a todo aquel que se le ponía por delante en la ciudad más famosa de Estados Unidos. Es decir, empezábamos a olvidarnos del agosto de Barcelona y hemos entrado en el noviembre de Nueva York. Suma y sigue con el fanatismo islámico. El terrorismo, la guerra del siglo XXI. Eulogio López [email protected]