Sí, el feminismo del acoso va a terminar en espantoso ridículo. Por un lado, la joven y desinhibida actriz y modelo estadounidense Scarlett Johansson, discursea en contra de los abusos sexuales en América, como abanderada de Time's Up, plataforma de actrizonas dispuestas a defender su integridad… tras las cámaras. Sin embargo, no tuvo reparos en lucir en público su amistad con el octogenario director franco-polaco Roman Polanski, que violó, cuando tenía 13 años, a la novata intérprete Samantha Geimer, hecho del que se tiene constancia cierta. El cine hace extraños amigos de cama. Y por si no fuera poco, las veteranas actrices Brigitte Bardot y Catherine Deneuve ya se han posicionado en contra de la sonada plataforma. Ni los hermanos Marx lo hacen mejor. Esto va a acabar muy mal. Para feministos y feministas. Porque la parte contratante... Hispanidad [email protected]