La Generalitat hizo caso omiso de sus peticiones de ayuda para salvar la empresa

-Han convocado una concentración ante su tienda más emblemática, la de Gran Vía, para la mañana del martes 14, de 12 a 13  horas.

Los trabajadores de la 'Cadena Q' -a quienes la empresa adeudan ya siete mensualidades- han decidido iniciar una huelga indefinida a partir de este martes. En la mañana de ese mismo día,  de 12 a 13 horas tendrá lugar una concentración para protestar por su situación en una de las tiendas más emblemáticas de la cadena, la de Gran Vía, una de las cuatro que aún no ha cerrado sus puertas. La empresa, participada desde 2006 por Catalana D'Iniciatives, la Private Equity de la Generalitat que preside Mas Collell, se ha declarado insolvente.

La 'Cadena Q' -aquí su página en Facebook-, fundada en 1965 y precursora del concepto de ropa Low Cost en España presentó un ERE extintivo el 27 de febrero de este año al amparo de la reforma laboral que fue firmado por representantes de los 138 trabajadores de la empresa  en marzo. Como el Juzado número 11 de lo mercantil no se ha pronunciado al respecto, los trabajadores de la empresa siguen en plantilla y no pueden cobrar del FOGASA. Es más,  los empleados de los almacenes y las tiendas que permanecen abiertas tienen que acudir puntualmente al trabajo para no perder sus derechos y poder así cobrar el paro.

Mientras, según denuncian fuentes sindicales, "la empresa sigue ingresando a nuestra costa y nos encontramos en el limbo, ellos no van a ser quienes nos paguen, sino el FOGASA y hasta que esto ocurra pueden transcurrir 18 meses y, por supuesto, las cantidades se verán muy mermadas por los límites que establece el organismo". El personal de las 29 tiendas que ya han cerrado, desde que se presentó el ERE extintivo, puede considerarse "afortunado": se les ha hecho tomarse las vacaciones que se les adeudaban, y como no pueden ser despedidos hasta que el juzgado decida, el resto del tiempo que transcurra se considera como "vacaciones remuneradas" que no saben ni cuándo ni cómo ni en qué condiciones van a cobrar. Una situación que, desgraciadamente, padecen demasiados españoles.

Sara Olivo
[email protected]