"Había muchos musulmanes y gente común que se solidarizaba con los manifestantes", añade Basma Amin

 

En Egipto, los cristianos -en su mayoría coptos ortodoxos- representan un 10% de la población. Desde que el presidente-dictador Mubarak fuese derrocado en febrero, y ascendiesen al poder los yihadistas Hermanos Musulmanes, los ataques a los cristianos se suceden. Ante esto, los cristianos coptos están oponiendo una resistencia pacífica y se están manifestando para protestar contra esos ataques. Pero la respuesta de los radicales islámicos es la violencia: como se sabe, el pasado 9 de octubre, alrededor de 30 personas murieron y más de 200 resultaron heridas a raíz de una manifestación pacífica de protesta de cristianos coptos indignados por el ataque a una iglesia en Asuán.

Una joven egipcia musulmana colgó en Facebook su testimonio como testigo ocular de la manifestación pacífica convocada por cristianos coptos egipcios el pasado 9 de octubre y que terminó en un baño de sangre: vehículos blindados que arremetían sin piedad contra los manifestantes, matando a 22 coptos. Según ha explicado Basma Amin, la manifestación "era pacífica desde el inicio" y había "muchos musulmanes y gente común que se solidarizaba con los manifestantes". Su testimonio -recogido por la web 'Oasis'- puede leerse aquí.

Por su parte, Tewfik Aclimandos, investigador asociado a la Cátedra de Historia contemporánea del mundo árabe en el Collège de France, ofrece en la web 'Oasis' otro testimonio: "Numerosos (pero no todos los) 'expertos' consultados se tragan fácilmente, demasiado fácilmente, las mencionadas sandeces de la propaganda sobre coptos armados hasta los dientes que llegan a las manos con el ejército". Y realiza una amplia reflexión sobre el deterioro de las relaciones entre la comunidad musulmana y la comunidad copta en Egipto. Puede leerse aquí.

La libertad de culto, la libertad religiosa y la libertad de las conciencias son derechos por los que merece la pena luchar.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]