• El presidente catalán lleva el ascua a su sardina: "Estoy contento, no por el resultado, sino porque se ha hecho un referéndum".
  • Se le olvida decir que ha disfrazado como consultiva una consulta independentista, que en Escocia ha sido legal y vinculante.
  • Rajoy, sin embargo, felicita a los escoceses, que han respetado "la legalidad de su país" y "han elegido entre el aislamiento y la apertura".
  • Soraya alarga el argumento para decir que el diálogo está abierto y que no se obtienen beneficios fiscales por no incumplir la legalidad.
  • En medio está Sánchez, el de la España federal, que acusa a Rajoy "inmovilismo" y a Mas de "no aprovechar reforma constitucional".

El sí o no de Escocia al Reino Unido ha mantenido en vilo a Europa y, sobre todo, a los nacionalistas catalanes, que esperaban en el resultado un aval a su proceso soberanista. Bien, el susto ha pasado, pero en España cada cual sigue en su camino sin moverse un ápice. El barómetro está en las reacciones: la España de las autonomías, la España federal y la España que se quiere partir. O sea, Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Artur Mas (en la imagen).

"¿Es menos Cataluña que Escocia para tratarla de forma tan negativamente diferente", ha preguntado Artur Mas a Mariano Rajoy al valorar el resultado de Escocia. El president ha insistido en sus argumentos conocidos, como si nada hubiera pasado: la ansiada consulta, la falta de propuestas por el inmovilismo del Gobierno, el respaldo popular al referéndum… Mas cree que "no poder votar" es la única diferencia que separa a Cataluña de Escocia. Curioso, porque equivale a decir que la consulta que defiende, teóricamente consultiva y no referendaria, tiene poco de eso y por ahí pueden ir los argumentos del Tribunal Constitucional (el derecho a la secesión no aparece en ninguna Carta Magna). "Estoy contento no por el resultado, sino porque se ha hecho un referéndum", ha dicho en la misma línea Artur Mas.

Mas podrá convocar el referéndum una vez aprobada en el Parlament, esta tarde, la Ley de Consultas, aunque el coordinador general de CDC, Josep Rull, ha explicado que el presidente catalán esperará a que se publique y entre en vigor la ley.

No es muy distinta la posición del PNV. Para el lehendakari, Iñigo Urkullu, "por primera vez en la Unión Europea ha podido elegir su futuro una nación sin Estado", y enmarca ahí "el derecho a consultar". El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha sido más explícito al decir que el referéndum escocés abre una vía a esas nacionales como Cataluña o el País Vasco. El resultado, como en el caso de Mas, era lo de menos. No deja de ser una declaración.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha optado por una declaración grabada para felicitar en primer lugar a los escoceses, que "han decidido, de manera clara e inequívoca, seguir formando parte del Reino Unido y, por extensión, de la Unión Europea". Ninguna referencia explícita a Cataluña, pero sí implícita porque "lo han hecho con escrupuloso respeto a la legalidad de su país". Otra pulla, que suena a aviso a navegantes: "Han elegido entre el aislamiento y la apertura, entre la estabilidad y la incertidumbre, entre la seguridad y el riesgo cierto".

El desglose de esos argumentos se lo ha dejado a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros: "No partimos de la misma legislación ni del mismo desarrollo de autogobierno; las reglas democráticas en España son las que son". Más: "Los gobernantes tienen que saber que las leyes les comprometen y les obligan a cumplirlas porque ese es nuestro marco de reglas democrático, y no en función de otras consideraciones. Fíjese qué sistema haríamos si alguien dijera: Voy a incumplir la legalidad a ver qué obtengo. Ese es un planteamiento muy diferente a lo que estamos viviendo en otros lugares". Todo eso para apuntalar que el diálogo sigue abierto pero que no acabará con un beneficio fiscal a cambio de no incumplir la legalidad.

Queda el representante de la España federal, Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, también previsible. A juicio de Sánchez, los escoceses "han escogido el autogobierno" frente al "inmovilismo" y frente a la "secesión", en alusión al Partido Popular y a CiU. A Rajoy le ha pedido que ejerza un liderazgo que no tiene y "tienda puentes" y a Artur Mas, que el encaje de Cataluña es posible es una reforma constitucional que voten todos los españoles.

Mariano Tomás

[email protected]