La compañía espera que la recuperación de la construcción mejore su negocio en 2011

Los resultados de Philips para el cuarto trimestre de 2010 no alcanzaron siquiera el beneficio esperado por el consenso de los analistas. La compañía obtuvo un beneficio neto de 465 millones de euros. De hecho, las acciones de la compañía cayeron en torno al 5,5% en la jornada del lunes, después de presentar unos resultados peores que los de su más directo competidor General Electric. Al contrario que la holandesa, la estadounidense superó las expectativas de los analistas.

La compañía admite que el consumo está débil y los consumidores no se muestran proclives a aumentar su actividad, lo que afectó especialmente a las ventas de televisiones. No obstante, Philips ve en la mejora del negocio de la construcción una oportunidad para el próximo año, ya que la iluminación de los nuevos edificios podría repercutir positivamente sobre sus ventas.

Mariano Tomás

[email protected]