La euforia europeísta de los croatas ha ido en descenso tras comprobar cómo Eslovenia ingresaba en la UE en la mitad de tiempo que ellosCroacia se ha incorporado este 1 de julio como miembro de pleno derecho de la Unión Europea, ocupando ya el sillón número 28 de la hermandad europea. Y lo ha hecho con algarabía, al menos según lo que se ha visto este fin de semana en la capital, Zagreb, con mas de 600 artistas, casi dos centenares de dignatarios extranjeros y miles de personas ondeando banderas croatas y europeas.

No obstante, según los analistas la euforia europeista de los croatas ha ido en descenso tras comprobar cómo Eslovenia ingresaba en la mitad de tiempo que ellos (las negociaciones comenzaron en 2004).

Pero, en lo económico, parece que los croatas esperan mucho de la UE, dada su situación, bastante precaria. Porque, por ejemplo, cuenta con un 20% de tasa de paro y sólo cuatro de cada diez habitantes trabajan efectivamente en estos momentos (¿a qué país les recuerda esto). Y según pronósticos de la Comisión Europea, Croacia sufrirá este año su quinta contracción económica consecutiva, con el 1% del PIB, mientras que la calificación de su deuda sigue al nivel de "bono basura", lo que dificulta el endeudamiento público y aleja a los inversores extranjeros. Y también tiene muchos problemas de corrupción.

La UE podría ayudar a Croacia con hasta 3.000 millones durante el próximo septenio 2014-2020, lo que convertirá a Croacia en uno de los grandes beneficiarios del nuevo presupuesto.

Un profesor de la Facultad de Economía de Zagreb, Ljubo Jurcic, apunta que Croacia entra en la UE "con más problemas económicos que nadie". Añade que no están "preparados para las normas europeas", lo que supone que el país irá a la bancarrota si el Gobierno no cambia de rumbo.

Por cierto, Croacia tiene más de un 90% de la población católica. Está por ver si este país ayuda en temas polémicos, como el reconocimiento de las raíces cristianas de Europa, etc...

Andrés Velázquez
[email protected]