El juez que lleva el caso tendrá la última palabra sobre si cita o no a declarar a la hija de los Reyes

 

La Fiscalía Anticorrupción se opone a la imputación de la Infanta Cristina en el Caso Nóos por el que Iñaki Urdangarín ha dido interrogado en calidad de imputado.

El Sindicato Manos Limpias, el mismo que ejerció la acusación particular en el caso de la Memoria Histórica contra Garzón, había solicitado la imputación de la hija de los Reyes de España, al considerar que fue "beneficiaria directa" del incremento patrimonial y de los ingresos obtenidos de forma supuestamente fraudulenta por su esposo, el duque de Palma.

El juez José Castro, instructor del 'caso Palma Arena', había preguntado el pasado 21 de febrero tanto a la Fiscalía como a las partes que se pronunciasen sobre si debía ser citada en calidad de imputada la Infanta Cristina.

El fiscal que instruye el caso, Pedro Horrach, se opone a la citación como imputada de la Infanta Cristina al considerar que "no existen indicios de que tuviera conocimiento de la actividad ilícita de su cónyuge".

Hay que recordar que los duques de Palma vivían en un domicilio de su propiedad en Barcelona, situado en la zona más cara de la ciudad, valorada en seis millones de euros. En total, sumando otras propiedades, su patrimonio inmobiliario superaba los 7 millones de euros, precisamente la misma cantidad cuantificada por la policía en las facturas falsas supuestamente empleadas por Urdangarín y su socio, Diego Torres.

Durante su declaración del pasado fin de semana, el yerno del Rey manifestó que no había calculado cuánto dinero habían sacado de la cuenta de Nóos él y su mujer.

El duque de Palma, en su declaración, trató en todo momento de desvincular a su esposa de las operaciones financieras de Nóos, la empresa que presidió entre 2004 y 2006, así como de las llevadas a cabo por Aizoon, la compañía de la que era copropietario junto a la Infanta.

No aclaró si doña Cristina había firmado o no las cuentas anuales de la empresa. Si tenía que firmarlas, "las habría firmado", aunque manifestó desconocer si esa firma "la vinculaba de alguna forma al caso".

La decisión del fiscal tiene múltiples lecturas en un caso que está creando paradojas. Para muestra, un botón: una republicana como Pilar Rahola defienda a la monarquía en la última frase de un artículo de opinión.  

Sara Olivo
[email protected]