• El PPE y el S&D siguen con su duopolio, pero deberán negociar para lograr la mayoría absoluta y tener el poder en el Parlamento Europeo.
  • Todos los grupos del hemiciclo comunitario han perdido votos, excepto Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica y Europa de la Libertad y de la Democracia.
  • Todo apunta a una coalición entre PPE y S&D.
  • El húngaro Fidesz-KDNP es uno de los pocos partidos representantes de los cristianos.
  • Rubalcaba, la primera víctima de los "malos resultados" del PSOE.

A simple vista parece que los resultados de las elecciones europeas del pasado domingo no han provocado una hecatombe en el bipartidismo o duopolio político, que lideran el Partido Popular Europeo (PPE) y el Grupo de Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D). Aunque es cierto que ambos han perdido votos, y con ello, escaños, siguen dominando el Parlamento Europeo, pero necesitarán de alianzas para conseguir la mayoría absoluta (establecida en 376 eurodiputados de los 751 totales).

Ahora bien, ¿qué partidos forman los nueve grupos del Parlamento Europeo El PPE o la derecha progre logró 214 escaños y agrupa, además del PP español de Miguel Arias Cañete, a: la alemana Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Angela Merkel; la Plataforma Cívica Polaca (PO); el Partido Campesino Polaco (PSL); el Fidesz-KDNP, el partido provida del primer ministro húngaro, Viktor Orbán; el partido francés Unión por un Movimiento Popular (UMP), liderado por Jean-François Copé; entre otros.

La izquierda progre, cuya bandera enarbola el S&D de Martin Schulz, integra a las formaciones socialistas de países como Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania (SPD), Grecia, Hungría, Eslovenia o el PSOE de Elena Valenciano, entre otros. Pero también al Partido Laborista de Reino Unido y de Chipre o al socialdemócrata Partido del Trabajo de los Países Bajos (PvdA).

Los liberales de Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ADLE), liderados por el belga Guy Verhofstadt, son la tercera fuerza política del Parlamento Europeo y están formados por: el Partido Democrático francés y el polaco, el Partido Liberal Democrático de Alemania (FDP), el centrista KESK finlandés o los españoles Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) y Partido Nacionalista Vasco (PNV), entre otros.

Los comunistas, reunidos en Los Verdes/Alianza Libre Europea (Verdes/ALE) son la cuarta fuerza política y en sus filas están, entre otros: los españoles Bloque Nacionalista Galego (BNG) y EH Bildu -integrados en Los Pueblos Deciden (LPD)- y Esquerra Republicana de Cataluña (ERC); el Partido Pirata Europeo (PPEU) de Suecia o la Confederación Los Verdes.

Mientras que los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), euroescépticos y antifederalistas, integran por ejemplo al polaco Ley y Justicia (PiS) o al Partido Conservador de Reino Unido de David Cameron, también denominado el de los 'tories'.

El grupo de Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) cuenta en sus filas con formaciones como: las españolas IU y EUiA, el alemán Die Linke, el Partido Comunista de Portugal o el Syriza y el KKE griego. Este ha experimentado una subida de siete escaños.

Europa de la Libertad y de la Democracia (EFD) acoge a algunos de los eurófobos y eruroescépticos como el UKIP de Nigel Farage, el partido popular danés (DF), la Liga Norte italiana (LN) o la Plataforma per Cataluña. Este grupo también ha subido en siete escaños, como GUE/NGL.

Unido a todo esto, también han crecido los diputados que no pertenecen a ningún grupo político -hasta 31 escaños- (el español UPyD, el de extrema derecha húngaro Jobbik o el francés Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen). Curiosamente este último ha ganado los comicios en el país galo y el primero ha obtenido tres escaños más en España. Pero a estos se unen los nuevos diputados electos que no son de ninguno de los grupos del Parlamento Europeo saliente. Entre estos se encuentran: los partidos españoles Podemos, que ha tenido un gran éxito en España al obtener cinco eurodiputados en su primera cita electoral y Ciudadanos (C's), que ha logrado dos; o el italiano M5S de Beppe Grillo.

Con este panorama en el hemiciclo comunitario, PPE y S&D necesitan alianzas para tener la mayoría absoluta. El máximo representante de la derecha moderada podría optar por unirse a los liberales (ADLE) y a los conservadores y reformadores (ECR), pero sólo obtendría 326 escaños, lejos de los 376 necesarios para tener mayoría absoluta. Mientras, el de la izquierda moderada podría optar por aliarse con los Verdes/ALE y los de GUE/NGL, pero eso sería radicalizarse hacia un extremo y sólo obtendría 283 escaños. En estos cálculos no incluimos ni los eurodiputados que no están en ningún grupo del Parlamento ni los que nuevos electos que no tienen grupo y que podrían ser la llave. Por eso lo más sencillo, en lo que cabe, sería que PPE y S&D se unieran en una gran coalición, pues sumarían 403 escaños.

El húngaro Fidesz-KDNP es uno de los pocos partidos representantes de los cristianos, pues por ejemplo el español Impulso Social no ha obtenido escaño, con 17.774 votos.

Pero los resultados ya han tenido consecuencias. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha sido la primera víctima de los "malos resultados" de su partido en las urnas y ha convocado un congreso extraordinario para el mes de julio, del que saldrá una nueva directiva.

Cristina Martín

[email protected]