La ministra de Sanidad no fue imputada en el 2011 porque el juez consideró que en el caso hipotético de que existiera delito, este habría prescrito

Jesús Sepúlveda ha afirmado este miércoles que cree su ex mujer, Ana Mato, es inocente. Horas antes, la ministra de Sanidad, afirmaba en el Congreso de los Diputados que no estaba dispuesta a dimitir "porque esta infamia no me va a doblegar". Ella no ha defendido en cambio la inocencia de su esposo. En su comparecencia ha criticado el machismo de quienes la acusaban por lo que había hecho un hombre.

Aunque el exalcalde de Pozuelo de Alarcón Jesús Sepúlveda (PP) sólo "crea" en la inocencia de su mujer;  la suya la defiende con todas las letras: "No he cometido ningún delito", ha dicho. Sepúlveda se ha ha negado a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz y las fiscales anticorrupción Concha Segura y Miriam Sabadell, que le había citado a declarar este miércoles como imputado en el caso Gürtel, por los diversos regalos que él y su familia recibieron durante el periodo comprendido entre el año 2.000 y 2.005.

A la salida de la Audiencia ha explicado a los medios que no ha cometido ningún delito. Cree que su mujer no debe dimitir y al ser preguntado si la exculpa ha respondido que sí.  

A Sepúlveda, a quien el juez ha dejado en libertad sin la adopción de medidas cautelares, se le ha comunicado que está imputado por delitos contra la Hacienda Pública, cohecho, prevaricación y malversación, según han informado fuentes jurídicas presentes en la comparecencia.

Jesús Sepúlveda estaba casado con Ana Mato cuando presuntamente recibió regalos y dádivas de la trama Gürtel viajes turísticos, artículos de lujo y eventos familiares particulares, incluyendo fiestas de cumpleaños con payasos.

En el año 2011, el juez instructor del caso Gürtel rehusó imputar a Ana Mato porque en el "hipotético supuesto de que concurriesen indicios delictivos", estos habrían prescrito.

Sara Olivo
[email protected]