Algunos analistas lo dan por hecho, pero Monti pertenece al Nuevo Orden Mundial, que se caracteriza por el relativismo filosófico y el odio a la IglesiaComo se sabe, Italia celebra elecciones el 24 y 25 de febrero de 2013 para elegir los 315 miembros del Senado, así como a los 630 representantes de la Cámara de Diputados.

Luego, el presidente de la República hará uso de su mandato constitucional para designar al nuevo Presidente del Consejo de Ministros -o jefe de Gobierno-, por cinco años. A esas elecciones se presenta el que ha sido hasta ahora primer ministro, Mario Monti que, como se sabe, fue impuesto por la Unión Europea para forzar a Italia a llevar a cabo todo el programa de ajustes planeado por los prebostes de la UE, empezando por doña Angela Merkel.

Mario Monti ha decidido presentarse a esas elecciones -con el partido 'Opción Cívica'- como una manera de legitimar todas sus políticas. Porque hasta ahora era cuestionada su 'legitimidad democrática', pues no le habían votado los italianos. En un artículo de Zenit se cuenta que Monti quiere aglutinar en su partido a "la ex Democracia Cristiana, a un grupo de ex 'berlusconianos' que se separaron del expremier en 2010, cuyo líder, Gianfranco Fini, terminó la última legislatura como presidente de la Cámara de Diputados, así como otras fuerzas políticas menores".

Se añade en dicho artículo que otros que "deberían" apoyar a Monti son los empresarios, así como algunos sindicatos que han soportado de pie las duras medidas "técnicas" aplicadas a la economía del país desde noviembre de 2011, cuando fue convocado el excomisario europeo ante la crisis del gobierno de Berlusconi. La esperanza de Monti estaría también centrada en los católicos, "dadas sus opciones por la vida, la familia y una sensibilidad social y religiosa en su vida personal", dice el artículo. Es más: el apoyo a su partido de su hasta ahora ministro (sin cartera) para la cooperación internacional y la integración en Italia, Andrea Ricardi, sería una manera de atraer el voto católico, pues Ricardi es fundador y guía de la Comunidad de San Egidio.

No obstante, llama la atención el presunto apoyo católico a Monti pues, como hemos informado en Hispanidad, se trata de un egregio representante del Nuevo Orden Mundial, que, para entendernos, pretende lo mismo que la masonería (aunque engloba a esta): hacer ingeniería social anticristiana.

Permaneceremos atentos.

Andrés Velázquez
[email protected]