• El presidente aprovecha la presentación de resultados para lanzar el mayor ataque contra el negocio subvencionado de la energía verde.
  • "La mitad de lo que pagamos (en el recibo de la luz) no tiene nada que ver con el coste de producción… Son decisiones políticas".
  • Galán describe la energía verde como la ruina del sector.
  • Derroche ecológico. "Las primas comprometidas con la energía verde superan la capitalización de todas las eléctricas españolas".
  • Otrosí: 2011 no fue un buen ejercicio para la compañía, que tiene dos problemas básicos: la eólica en Estados Unidos y la división mayorista de gas.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán (en la imagen), ha aprovechado la presentación de resultados 2011 para lanzar el mayor ataque contra las subvenciones públicas a la energía verde, especialmente a las plantas termosolares, donde los principales operadores son Abengoa, ACS y Acciona, conocidos como la "Triple A".

La energía termosolar supondrá un 4% de la producción eléctrica pero cuesta cinco veces más a los españoles, además de reducir la producción de las plantas de ciclo combinado, previstas para funcionar 5.000 horas y que lo están haciendo 2.000, por aquello de que las renovables tienen preferencia.

Galán cifró el coste del MW termosolar en 332 euros frente a los 70 de las térmicas de gas. Esta descripción de la energía ecológica, eje fundamental de la política energética del Zapaterismo, lleva a que Galán concluya que las subvenciones previstas para las renovables superan "al valor presente descontando las primas de las renovables que es mayor que la capitalización de todas las empresas eléctricas españolas".

Galán considera que las primas a la energía fotovoltaica ya no tiene remedio, pero sí se puede poner coto a la energía más cara de todas: la termosolar. En este sentido recuerda que la moratoria decretada por el ministro Soria no basta: "El Real decreto 1/ 2012 sobre moratoria es positiva pero es insuficiente y no soluciona el problema. Si siguen construyendo las preasignadas (1.200 MW) el coste anual de primas supondrían entre 1.500 y 2.000 millones de euros anuales más".

Eso sí, aclara que lo que hay que hacer es paralizar las centrales termosolares en funcionamiento y para los costes incurridos para no incurrir en retroactividad. Recordemos que las termosolares tienen aseguradas subvenciones durante toda su vida útil, que podría superar los 60 años.

Si se ordenan esas cifras, Galán concluye que el recibo de la luz no tendría por qué subir y podría bajar.

Eso sí, Galán no está dispuesto a una quita en titulización, es decir, la financiación del déficit de tarifa acumulado. Y da la impresión de que está convencido de que el Gobierno no se atreverá con ello.

Sobra energía por la caída de la demanda. Así que Galán pide al Gobierno que se paralicen las infraestructuras, por ejemplo gasísticas, en marcha, como los almacenamientos o los gasoductos.

¿Y de los resultados, qué? Pues no muy buenos, primero, por la retribución de la energía pero también por otros problemas añadidos. Por ejemplo, la actividad eólica en Estados Unidos. No sólo ha cambiado el marco normativo sino que en Estados Unidos no hay subvenciones a la energía verde, sino créditos fiscales, que es muy distinto. Y de poco sirven los créditos fiscales si no hay beneficios

El otro problema lo tiene Iberdrola en su papel de mayorista de gas, entre otras cosas por la caída de la demanda y de la producción en ciclo combinado.

¡Ah! Catar ya posee el 8,4% de Iberdrola, con lo que se convierte en el primer accionista. No, no ha pedido sitio en el Consejo… como tampoco Bankia ha pedido el cambio de su representante, José Luis Olivas, en el máximo órgano de control de Iberdrola.

Eulogio López

[email protected]