En cualquier caso, la decisión unilateral del Gobierno español no ha gustado a Angela Merkel

 

Hasta mayo no se sabrá cuál es la postura de Europa ante el desafío de Mariano Rajoy, que ha marcado un objetivo de déficit para España del 5,8% del Producto Interno Bruto (PIB) sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, en este caso a la 'diablesa Ángela Merkel'. Voces autorizadas señalan que el déficit, considerado como contraproducente, va a ser rebajado finalmente. Se estima que obligarán a rebajarlo hasta un 5,5%.

 

Convencido de que la cifra no incumple el Pacto de Estabilidad, el pasado jueves, un día antes de la rueda de prensa donde se facilitaron los datos del escenario macroeconómico, Luis de Guindos hizo juegos malabares con sus colegas europeos para convencerles de la imposibilidad de asumir más recortes.

 

De Guindos confía en que los gendarmes del gasto europeo no tienen una visión cortoplacista sobre la economía española. Eso sí, el objetivo del 3% para el 2013 es inamovible. En el Ejecutivo saben que el Pacto de Estabilidad Europeo permite cierto margen de maniobra, como ya dio a entender el propio Janusz Lewandowski, Comisario Europeo para programación Financiera y Presupuesto  durante su reciente visita a Madrid: "Yo, que precisamente no soy keynesiano considero que para levantar la economía no basta con implementar los recortes si no se compensa por algún sitio. Hay que ayudar a que la gente tenga más poder adquisitivo, porque si no, mal vamos…", declaró. Entonces, el comisario ya le echó un capotazo a Rajoy cuando afirmó: "Todo el mundo sabe lo difícil que es pasar del 8% al 4,4% de déficit en tan sólo doce meses".

 

Rajoy sabe lo que se hace, hasta mayo no se sabrá la respuesta definitiva, pero todo hace pensar que Europa tragará con el "desafío español". Las agencias de calificación han reaccionado, de momento,  con moderación hacia el anuncio del presidente de Gobierno, después de calificar como bonos basura la deuda valenciana.

 

Europa no "consulta a las instituciones europeas ni a sus socios comunitarios, y está convencido de que esa cifra no incumple el Pacto de Estabilidad de la Unión Europea (UE)".

A Angela Merkel no le ha hecho ninguna gracia la pretensión de Rajoy, pero también tiene que lidiar con sus propios demonios en casa. EL SPD ha amenazado con retirarle su apoyo parlamentario si no flexibiliza sus posturas draconianas.

Hoy, Sigmar Gabriel, presidente de los socialdemócratas, ha manifestado a Deutchlandfundk, en declaraciones recogidas por el Wall Street Journal,  que sólo apoyará el Pacto fiscal firmado por 25 países europeos si incluye medidas específicas para impulsar el crecimiento a través de un impuesto de ventas sobre las transacciones financieras, una medida a su juicio necesaria para que los mercados también contribuyan a reparar las consecuencias de la crisis.

Doña Angela nunca ha sido muy devota de la llamada Tasa Tobin, pero necesita del apoyo de la oposición. Los socialdemócratas tienen mayoría en la Cámara Alta o Bundesrat.  A río revuelto, ganancia de pescadores. Rajoy ha jugado sus cartas con maestría. De momento. Ahora hay que ver cómo vamos a conseguir llegar al objetivo del 3%, inamovible, como se ha dicho por activa y por pasiva desde Europa, y qué nuevos tajos estará pergeñando ya el Gobierno.

Sara Olivo
[email protected]