Los conflictos en el norte de África siguen encareciendo el oro negro

 

Petróleo y gas, las fuentes de energía más utilizadas en nuestro país.

El Eurostat ha publicado un informe sobre el tipo de fuentes de energía que usan los países europeos y una distribución de las mismas en relación al total utilizado. La comparación es entre los años 1999 y 2009, pero son una clara muestra de las estrategias de cada uno de los países.

España sigue viviendo energéticamente hablando del petróleo, aunque esa dependencia ha disminuido un poco en estos 10 años. En 1999, el petróleo consistía en el 53,5% de la energía utilizada en nuestro país, mientras que en 2009, era sólo el 48,4%. Pese a este descenso, el continuo incremento de los precios del petróleo, que en estos días ha alcanzado los 127 dólares por barril de petróleo Brent, sigue dañando la economía española, tan necesitada del oro negro. Pero los conflictos en el norte de África y en Oriente Próximo no dan tregua a esta escalada de precios.

Además, el gas natural ha aumentado su cuota, pasando a ser el 24% de la energía utilizada, cuando hace 10 años era solamente del 11,3%. También ha aumentado el uso de energías renovables, que han pasado a constituir el 9,3% (del 5,1%) y ha descendido la nuclear (del 12,9% al 10,5%).

Del resto de países europeos es destacable el uso que hace Francia de la energía nuclear que es el 40,2% de la energía utilizada, o la dependencia en un 100% del petróleo de Malta y casi en esa proporción, de Chipre.

Andrés Velázquez

[email protected]