El misionero Miguel Pajares y la monja Juliana Bohi se encuentran en el Hospital Carlos III de MadridEl religioso español Miguel Pajares y la monja Juliana Bohi ya han llegado a España para ser tratados del ébola en el Hospital Carlos III de Madrid. La buena noticia es que, según el consejero de Sanidad de Madrid, Javier Rodríguez, el primero se mantiene "estable" y sin hemorragias, mientras que la segunda presenta "buen estado de salud".

Mientras eso ocurría en nuestro país, a unos cuantos miles de kilómetros, en Liberia -país del que proceden los dos religiosos repatriados-, la presidenta, Ellen Johnson Sirleaf, declaró el estado de emergencia por el brote de ébola y aseguró que algunas libertades civiles podían ser suspendidas. "El Gobierno y el pueblo de Liberia requieren medidas extraordinarias para garantizar la supervivencia de nuestro estado y la protección de la vida de nuestra gente", ha dicho en un comunicado oficial. "Por ello, declaro el estado de emergencia a partir del 6 de agosto por un periodo de 90 días", ha agregado.

Otros países afectados por el brote son Guinea, Sierra Leona y Nigeria, y ha dejado más de 930 muertos.

No nos cansamos de ensalzar la labor de los misioneros que se dejan la vida en servicio a los más necesitados y que propagan la fe en Cristo, aun con peligros como el de las enfermedades, ya que están allí por convicción. Por eso, merecen ser tratados y cuidados en España como se está haciendo con ellos.
José Ángel Gutiérrez
[email protected]