Para ello, se apoyó en Norteamérica y en los países emergentes. La multinacional española de hemoderivados Grifols, conocida por el independentismo de su jefe, Víctor Grifols, ganó 264,4 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un 1,1% más, apoyada en su crecimiento en Norteamérica y en los países emergentes. En una comunicación a la CNMV, Grifols aclara que el beneficio neto recoge el efecto positivo de algunas inversiones financieras de la compañía, si bien continúa impactado por un mayor gasto en amortización y por una mayor tasa impositiva efectiva comparada con el primer semestre de 2015. Grifols obtuvo hasta junio unos ingresos por valor de 1.951,6 millones de euros, lo que supone un 2,7 % más que en el mismo período del año pasado. Por áreas geográficas, los ingresos aumentaron un 5,9 % en EEUU y el Canadá, hasta los 1.269,4 millones, y un 6,9 % en el área denominada ROW (Resto del Mundo), donde están los países emergentes y aquellos no ubicados ni en Norteamérica ni en Europa, que aportaron 330 millones. En cambio, en Europa los ingresos cayeron un 5,7 %, hasta los 323,1 millones, aunque Grifols sigue manteniendo a España como un país prioritario para la compañía. Andrés Velázquez [email protected]