El grupo gana 3,2 millones de euros hasta junio, un 10,5% más que en 2016, tras un incremento de las ventas del 0,2%. Durante los seis primeros meses del año, Eroski ha amortizado 186,6 millones de euros de su deuda financiera, verdadero quebradero de cabeza del grupo vasco, que en 2009 alcanzaba los 5.000 millones. Sea como fuere, el resultado operativo, descontando las desinversiones, ha sido de 48 millones, tal y como estaba previsto. De cara al futuro, Eroski ha invertido 38 millones de euros para remodelar más de un centenar de establecimientos y abrir 21 supermercados urbanos. Andrés Velázquez [email protected]