• El Ceo de IAG, Willie Walsh, admitió en mayo que Vueling necesitaba más trabajadores durante el verano.
  • Después de cuatro días de caos, la compañía contrata a 34 pilotos y alquila seis aviones. Tarde.
  • La ministra Pastor asegura, también un pelín tarde, que "no vale sólo con pedir disculpas".
  • En cualquier caso, ¿sabía Walsh lo que estaba pasando y lo que podía suceder?
  • Según los sindicatos, en 2013 ya avisaron de los riesgos ahora confirmados.
Lo cierto es que no es la primera vez que pasa, aunque sí es, probablemente, la vez que más graves consecuencias ha tenido. Según el director comercial de Vueling, David García, la huelga de controladores franceses del 28 de junio les obligó a cancelar 56 vuelos, lo que supuso dejar en tierra a 8.000 pasajeros. Pero el verdadero problema no ha sido la huelga francesa. Si fuera así, ¿por qué no ha afectado de igual manera a las demás aerolíneas del grupo, Iberia, British Airways y Aer Lingus? Es más, ninguna otra compañía fuera de IAG ha tenido tantos retrasos y cancelaciones como Vueling. Algo se había hecho mal. Y la pregunta es si la cúpula de IAG sancionará a los responsables de la aerolínea low cost. Precisamente, el consejero delegado de IAG, el irlandés Willie Walsh (en la imagen), admitió, en una entrevista en el diario ABC, en mayo de este año, que la actividad de Vueling es normalmente muy estacional, por lo que necesitamos trabajadores durante el verano". Visto lo visto, si contrataron a más empleados, es evidente que se quedaron cortos. Ahora, después de cuatro días de caos y más de 8.250 afectados, Vueling ha contratado a 34 pilotos y ha alquilado seis aviones. Además, ha reforzado la atención al cliente con 130 nuevas incorporaciones. No está mal, pero todas estas medidas se antojan un tanto tardías. Lo mejor hubiera sido no tener que aplicarlas en estas circunstancias. Luego está la reacción de las instituciones. El domingo, después de tres días de cancelaciones y retrasos, el Ministerio de Fomento se decidió a abrir expediente. Y este lunes, la ministra Ana Pastor ha asegurado que "esto no va a salir gratis. No vale solo con pedir disculpas". Está bien, pero la advertencia llega un pelín tarde, al menos para los afectados. Lo mismo ocurre con la reunión convocada por la Generalitat con el fin de exigir "un cambio de actitud" a la aerolínea. Bien, pero... En definitiva, después de todo lo sucedido, cabe preguntarse: ¿Sabía Walsh lo que estaba pasando y lo que podía suceder en verano, con la subida de la demanda? En la entrevista citada anteriormente, el Ceo de IAG admitió que aunque Vueling contratara más trabajadores durante el verano, "necesitamos estar en consonancia con los costes para seguir creciendo". Vamos, que si contrataban, iba a ser lo justito. En esta línea, Juan Valdés, presidente del comité de empresa de Vueling, ha señalado este lunes que la causa de todo esto hay que buscarla en "la manera en la que ha crecido la compañía, hacia una sobre explotación de los recursos humanos y de las máquinas". "Los aviones están volando las 24 horas del día y las tripulaciones vuelan en los límites legales y, cuando una pieza falla, se produce un efecto dominó y caen las siguientes". Pablo Ferrer [email protected]