• El resto prefirió el dinero.
  • En el momento de la compra, la eficiencia de Barclays España era del 100 por 100.
  • Por el momento, Caixabank no ve ninguna otra tentación de compra en el mercado.
En el momento de su compra por Caixabank, Barclays España tiene una ratio de eficiencia del 100 por 100, es decir, un desastre que perdía dinero cuando abría la puerta cada mañana. Tras el ERE de la entidad catalana, la eficiencia descendió hasta el 54% y ahora el grupo comprador se ha podido apuntar una entrada de 600 millones de euros al finalizar el primer trimestre. Eso sí, el ERE afectó al 40% de la plantilla. Quizás lo más llamativo es que de las 750 recolocaciones ofrecidas por el nuevo propietario (en Caixa y empresas del grupo, etc.) sólo fueron aceptadas 120, esto es algo más del 16%. La gente prefirió tomar el dinero y buscar empleo en otra parte. Otro factor ha sido la rapidísima integración informática de ambos sistemas, Barclays y Caixabank. Se terminó el 15 de mayo, es decir, en poco más de cuatro meses. Por cierto, que el banco digital, es decir, el BBVA, todavía no ha absorbido informáticamente a Catalunya Caixa (CX), y lleva ya más de medio año dentro. Eulogio López [email protected]