• Es el objetivo de la empresa de Delso, pero no le acompañan las pérdidas (38,5 millones) y el pendiente saneamiento financiero.
  • Además, el pálpito en el mercado es que no ha llegado en el momento más favorable al sector de construcción-servicios.
  • La empresa cuantifica en 40 millones el impacto del cambio en el Impuesto de Sociedades.

Isolux Corsán, que preside Luis Delso (en la imagen), cerró 2014 con unas pérdidas netas de 38,58 millones, frente al beneficio de 6,64 millones de 2013. O sea, vuelve a los números rojos y en un momento inoportuno: la empresa planea salir a bolsa, con lo que espera captar unos 600 millones de euros para reducir deuda. Al mal resultado se unen también los problemas en la reestructuración de la deuda (algo que precisa tener saneado para cotizar) y el pálpito en el mercado de que no ha llegado el momento más favorable al sector de construcción-servicios. La compañía tenía previsto inicialmente comenzar a cotizar en febrero, pero a principios de enero aplazó esa decisión, que todavía mantiene.

El nombre de Isolux Corsán y el de su presidente, uno de los empresarios favoritos del felipismo, saltaron a la opinión pública en mayo del año pasado a raíz de la ampliación en 6 millones de euros del importe de las certificaciones para la construcción de la estación del AVE de la Sagrera.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) apenas subió (0,4%) hasta 251 millones de euros (que hubiera aumentado a 620 sin las nuevas normas contables), tras un recorte del 17% en la cifra de negocio (2.128 millones de euros). En ambos casos hay una explicación, según la empresa. Para lo primero el efecto de las nuevas normas contables y para lo segundo, el efecto de los tipos de cambio en Hispanoamérica, donde concentra una parte importante de su actividad exterior. Los cambios en el Impuesto de Sociedades han tenido un impacto en 40 millones por el deterioro en sus créditos fiscales.

El 87% de la cartera de Isolux está en el exterior, diez puntos por encima del año pasado, con contratos pendientes de ejecutar 'llave en mano' por importe de 7.107 millones. La contratación de grandes proyectos internacionales asciende a 3.300 millones.

En construcción redujo sus ingresos un 14% (hasta 2.097 millones), que compensó parcialmente con el aumento del 6% en el área de concesiones (hasta 657 millones). El 80% de su negocio constructor proviene de Hispanoamérica (el 50% del total), Asia (un 15%) y Oriente Medio y Norte de África (un 9%).

Rafael Esparza

[email protected]