• La 'número dos', Marta Rovira, sigue en su trece, si hay un mandato "potente" para doblegar a los demás partidos.
  • Xavier Domènech (CatEnComú-Podem) dice: "No entraremos a jugar en posibles coaliciones donde esté la derecha".
  • Iceta (PSC), cuarto en las encuestas, se la envaina con el indulto a los presos soberanistas.
  • El líder del PSC ha defendido que Cataluña no debe tener un presidente ni un Govern independentista la próxima legislatura.
La número dos de la lista de ERC para las elecciones catalanas del 21-D, Marta Rovira (en la imagen), ha apostado por reeditar el frente común independentista que hasta hora habían llevado a cabo su formación y el PDeCat con el apoyo externo de la CUP, aunque en esta ocasión, y en función de los resultados, la dirigente cree que tras los comicios, el nuevo frente debería aglutinar a estos tres partidos con el apoyo en esta ocasión de Catalunya en Comú, recoge La Vanguardia. En declaraciones a RAC1, la candidata ha recordado que si hay un mandato "potente" seguirán con el "ejercicio de soberanía". Rovira ha explicado lo que para ella sería "un Govern fuerte", que ha definido como "el que tenga más capacidad para representar más sensibilidades posibles". Aunque no se ha atrevido a entrar en detalles ("no sé en qué manera", ha comentado), ha apostado por que "el Govern tenga el apoyo de cuantas más sensibilidades políticas". De esa manera la dirigente de ERC ha abierto la puerta a que en ese Ejecutivo se incluya la CUP además de JxCat y cuente con el necesario apoyo de la formación de Xavier Domènech "si acepta sumarse a les fuerzas republicanas". Aunque este, Xavier Domènech (CatEnComú-Podem), preguntado por si estaría dispuesto a facilitar un gobierno liderado por ERC pero con la participación también de Junts per Catalunya, ha puntualizado: "No entraremos a jugar en posibles coaliciones donde esté la derecha". Por su parte, Miquel Iceta, del PSC, ha matizado sus palabras y ha considerado que la petición de indulto para los presos soberanistas era "una propuesta prematura" y tiene que quedar en eso. El líder de los socialistas catalanes ya había considerado desproporcionado enviar a prisión a los políticos y había deseado su liberación. Además, ha señalado que prefiere equivocarse "buscando la reconciliación entre catalanes que acertar en mantener las heridas abiertas", recoge La Vanguardia. Iceta ha defendido que Cataluña no debe tener un presidente ni un Govern independentista la próxima legislatura, y que concentrar el voto en el PSC en las elecciones catalanas del 21D "contribuye a una alternativa que excluye la deriva conservadora y el inmovilismo en materia de autogobierno y de financiación". Iceta se ha comprometido a luchar también por una reforma constitucional para mejorar el encaje territorial, después de que "una gran parte de la población ha desconectado de España porque el Gobierno del PP ha gestionado muy mal el problema y no hace ninguna propuesta concreta para redirigir la situación". En cambio, si los independentistas vuelven al Govern se perpetuará el "lío", y ha puesto como ejemplo el hecho de que algunos independentistas planteen tener dos presidentes y dos gobiernos -uno en Catalunya y otro en Bruselas- y de que hablen de hacer realidad una república. José Ángel Gutiérrez [email protected]