• Eso sí, con el primer dividendo de la entidad, el Frob ingresará 126 millones de euros, cuando puso unos 23.500 millones.
  • Se mantiene la polémica en Economía sobre si se tenía que haber vendido antes.
  • Mientras, el mercado cogió la noticia con optimismo y la entidad subió más de un 1% en plena incertidumbre griega.
Dentro de una semana, el 7 de julio, San Fermín, Bankia repartirá su primer dividendo de la historia: 1,75 céntimos de euro con cargo a los beneficios de 2014. De esta manera, el máximo accionista de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri (en la imagen), el Frob, o sea, el Estado -tiene el 62,6% a través de BFA- ingresará 126 millones de euros. No está mal y es una manera de recuperar el dinero inyectado en la entidad. Es un cambio de estrategia. Si no puedo vender -no debo hacerlo-, por la volatilidad del mercado, al menos voy recuperando parte de la ayuda a través del dividendo. Vale, bien, pero es una manera demasiado lenta de recuperar los 23.500 millones de euros que puso el Estado. Por eso, en el Ministerio de Economía se mantiene la polémica sobre si se tenía que haber vendido antes, cuando la cotización rondaba el 1,5 euros -precio al que vendió el 7,5% de la entidad, en febrero de 2014- esto es, antes del estallido de la crisis griega. Ahora bien, los que querían vender entonces, se encontraron con el consejo del propio Goirigolzarri de no hacerlo. Y es que el presidente del banco estaba convencido -y lo sigue estando- de que la cotización de la entidad subirá en los próximos meses. Con lo que no contaba era con la crisis griega. En cualquier caso, el mercado acogió la noticia del dividendo con optimismo. Mientras el Ibex bajaba este martes un 0,78% -precisamente, por la incertidumbre griega- los títulos de Bankia subían un 1,07%, hasta los 1,14 euros. Sí, aún está lejos del umbral de 1,5 euros, pero todo se andará. Mientras tanto, el Frob -o sea, el Estado, o sea, los españoles- seguirá recuperando el dinero vía dividendo. Pablo Ferrer [email protected]