Mercadona, empresa líder del sector de supermercados en España, sigue impulsando su acción social gracias a un modelo de gestión que es reconocido nacional e internacionalmente y a través del cual, según la propia compañía, "intenta devolver a la sociedad parte de lo mucho que de ella recibe". Gracias a este compromiso, la compañía se ha consolidado como la primera empresa del sector de la Distribución Generalista de España y la segunda de todos los sectores en el Monitor Empresarial de la Reputación Corporativa (MERCO) 2017, un monitor de referencial mundial que acredita que Mercadona es una empresa alineada con los intereses de la sociedad y que, por tanto, no sólo cuida especialmente el impacto que su actividad tiene en el medio ambiente, sino que apuesta por la generación de riqueza compartida o mantiene políticas de Recursos Humanos que contribuyen al desarrollo personal y profesional de cuantos forman parte de su plantilla. En este sentido, las pautas de actuación de Mercadona en RSC que le han situado a la cabeza de este 'ranking' se resumen en dos ejes de acción: social y medioambiental.

En el nuevo modelo de tiendas, Mercadona ha tomado medidas que permiten reducir hasta un 40% el consumo energético

En concreto, su apuesta por la sostenibilidad medioambiental se ha traducido en 20 millones de KWh de ahorro energético; 16.000 toneladas reducción de emisiones CO2 y 196.000 toneladas de materiales reciclados. En el nuevo modelo de tiendas, Mercadona ha tomado medidas que permiten reducir hasta un 40% el consumo energético, debido a la mejora del aislamiento térmico y acústico, optimizando los materiales y el grosor de paredes y techos y con nuevos arcones de congelado más eficientes energéticamente y respetuosos con el medioambiente. Además, cuenta con un sistema de iluminación LED automatizado que se regula según zonas y momentos del día, para una gestión energética mucho más eficiente. En movilidad sostenible, Mercadona, junto con Acotral, empresa de transportes de mercancías, está realizando una prueba piloto con camiones para la distribución urbana propulsados por gas natural licuado. Estos motores emiten un 40% menos de CO2 por litro de combustible, reducen 10 veces la emisión de partículas y emiten un 80% menos de óxidos de nitrógeno comparados con el estándar Euro 5. La acción social de Mercadona ha supuesto la donación de 6.500 toneladas de alimentos, además de las 6.900 toneladas donadas por los clientes en diferentes Operaciones Kilo y la colaboración con más de 140 comedores sociales, 60 bancos de alimentos y otras entidades benéficas. Además, su implicación en la inserción laboral de las personas con discapacidad ha tenido como resultado que, por ejemplo, en la elaboración de los murales de trencadís que decoran las secciones de pescado, carne y charcutería de Mercadona trabajen más de 1.000 personas con discapacidad intelectual, a través de una veintena de fundaciones y centros ocupacionales. En este sentido, su colaboración con la Fundación Capacis, ha hecho posible la creación de un jardín vertical en la tienda de la madrileña calle Asura y el mantenimiento de las zonas verdes de otros locales. Modelo laboral El modelo laboral de Mercadona, que cuenta con una plantilla de 81.000 trabajadores con empleo estable, es también referencia internacional, ya que fomenta el desarrollo personal y profesional, mediante planes específicos de formación constante y la promoción interna, entre otros aspectos. Y son precisamente estos factores los responsables del éxito de la política de Recursos Humanos de la compañía, según la Organización Internacional del Trabajo de Naciones Unidas que destaca, en su informe El empleo atípico en el mundo, el reparto anual de un 25% del total de beneficios entre el conjunto de sus empleados. Para la OIT, en un país como España, en el que los contratos estables e indefinidos son cada vez menos habituales, resulta paradójico que prácticamente la totalidad de los trabajadores de Mercadona sean fijos. También señala que el retorno de esta apuesta por el empleo de calidad es evidente "ya que la compañía", refleja el documento, "reconoce que los trabajadores de sus tiendas son el principal punto de contacto con los clientes y, por tanto, quienes mejor pueden sugerir mejoras". El informe de la Organización destaca también que gracias a la formación, estabilidad y desarrollo profesional, se potencia la motivación de la plantilla y se multiplica su rendimiento. "Y todo ello se traduce en un incremento claro de las ventas por empleado y en una productividad mucho más alta que la de la competencia". Asimismo, hace referencia al factor diferencial que caracteriza las condiciones laborales en Mercadona: el diálogo y la transparencia que cuenta con la implicación de los sindicatos y que, según la OIT, "es un enfoque que genera diálogo y confianza y que permite colaborar para conseguir resultados que beneficien a todas las partes". El análisis concluye que el impacto favorable de todos estos elementos ha sido determinante para la evolución de la compañía y "su consolidación como empresa líder de su sector". Mariano Tomás [email protected]