Noche de calma en las ciudades ingleses tras la llegad de 16.000 nuevos agentes

El primer ministro no descarta sacar al Ejército para ayudar a la Policía.



Tras cuatro noches de disturbios y después de que el Gobierno inglés se pusiera serio con la llamada de 16.000 agentes para vigilar las calles de ciudades como Londres, Manchester o Birmingham, parece que ha llegado cierta calma a los barrios ingleses.

Cierta calma, porque este mismo brote de vandalismo podría resurgir en cualquier momento, teniendo en cuenta que lo único que lo alienta es el robo y el pillaje, por mucho que se hable de pérdida de prestaciones sociales o marginalidad. El robo de televisiones de plasma, zapatillas de deporte de marca o teléfonos móviles así lo hacen entender.

Pero por si acaso, el primer ministro británico en una sesión extraordinaria en el Parlamento británico ha anunciado que estaría dispuesto a llamar al Ejército para ayudar a la Policía en caso de que sea necesario para devolver la calma a las calles. Parece que las primeras medidas de mano dura han surtido efecto, por lo que se espera que no tenga que tomar nuevas acciones. Hasta la próxima noche no se sabrá nada.



Andrés Velázquez

[email protected]