• El interés que sigue pagando el Estado para financiarse continúa siendo muy alto.
  • Solución, por lo menos temporal: que el BCE inyecte liquidez en el sistema.
  • Otra cosa son los bancos españoles.
  • Saénz de Santamaría insiste en que el Gobierno no acudirá al fondo de rescate europeo para sanear su situación.

Ya es un clásico que el presidente del Gobierno pida la actuación del Banco Central Europeo para aliviar la deuda soberana de los países periféricos, España entre ellos. Ciertamente, un manguerazo de la institución dirigida por el italiano Mario Draghi (en la imagen) aliviaría, por lo menos de momento, el alto interés que sigue pagando el Estado para financiarse.

Pero cosa bien distinta son los bancos. Hoy viernes ha sido el turno de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que ha sido muy clara y contundente: España no acudirá al fondo de rescate europeo para aliviar las cuentas de los bancos españoles. Y es que el Ejecutivo de Rajoy continúa sosteniendo que el sector financiero de nuestro país "no está en tela de juicio", tal y como afirmó el presidente durante la pasada Cumbre Europea sobre el crecimiento.

Pablo Ferrer
[email protected]