• Mientras, los enfrentamientos entre seguidores y opositores del líder islamista han causado cinco muertos. Además, hay centenares de detenidos, de los que sólo cinco son partidarios de Mursi.
  • Los manifestantes boicotean el referéndum constitucional que otorga al líder de los Hermanos Musulmanes poderes de dictador.
  • En la mañana de este viernes, la oposición encabezada por ElBaradei, Wafd y el Frente de Salvación Nacional, ha dicho 'no' a la propuesta de diálogo de Mursi.

La situación en Egipto pinta francamente mal. Tanto, que Obama ha exigido a Mursi (en la imagen) y a la oposición que establezcan un diálogo nacional "sin condiciones previas". Sí, el mismo Obama que apoyó el derrocamiento de Mubarak a favor de Mursi, ahora parece que se ha dado cuenta de su error y le exige que dialogue con la oposición. Pero todo hace pensar que su llamamiento llega demasiado tarde. De hecho, el líder de los Hermanos Musulmanes, a pesar de las movilizaciones, no ha cedido ni un ápice en su intención de sacar adelante la Constitución que le otorgará poderes propios de dictador.

Pero lo egipcios tampoco parecen estar dispuestos a aceptar la nueva norma constitucional. Muestra de ello son las constantes movilizaciones -prácticamente diarias- frente al palacio presidencial que Mursi ha tenido que proteger con tanques y alambradas.

Por su parte, la oposición, encabezada por ElBaradei, la formación liberal Wafd, y el Frente de Salvación Nacional, ha rechazado el llamamiento de Obama. Para dialogar, exigen que previamente Mursi elimine el referéndum sobre la Constitución que le otorgaría poderes de dictador. Además, exigen que se derogue el decreto ley que blinda tanto la gestión del presidente egipcio como la de la Asamblea Nacional.

Es más, durante la mañana de este viernes, cientos de egipcios se han concentrado frente al palacio para continuar con su protesta, a pesar del fuerte dispositivo de seguridad. Pero es que el descontento de la población no hace más que aumentar. Según cuenta Europa Press, una de las participantes Safaa Abdou, considera que Mursi es todavía peor que el anterior presidente. "Mubarak nos robaba, pero al menos teníamos seguridad. Ahora lo que vemos se parece a actos de terrorismo", ha señalado Abdou.

Pero, sin duda, lo peor de los Hermanos Musulmanes -y evidentemente de Mursi- es su islamismo radical que pretende eliminar la libertad religiosa, y así, a los cristianos. Con Mubarak no pasaba esto.

Andrés Velázquez

[email protected]